Campo Volantín, en Bilbao, es una de las 12 ciudades españolas que cuenta con un puente diseñado por el arquitecto Calatrava

Un estudio de ingeniería de Salamanca pone en valor el catálogo de puentes diseñados por el arquitecto y escultor en España

Los puentes de Calatrava son «como esculturas que forman un espectáculo en el paisaje urbano o rural»

Por JOSÉ MARÍA FRAILE CUÉLLAR

No es fácil conocer el número exacto de puentes que existen en todo el mundo. Según algunas estimaciones, podrían ser entre 25 y 30 millones. En Europa, la cifra, muy probablemente, esté entre 7 y 10 millones de estructuras. Y en el caso de España y Portugal, nos aproximemos a los 400.000 puentes. Todo un patrimonio estructural cultural histórico de nuestra ingeniería civil de obras públicas.

Pero más allá del número de puentes, lo que sí es evidente es que muchas de estas estructuras (del orden del 80%, según cálculos del estudio de ingeniería Alcántara 98, con sede en Salamanca) pueden catalogarse en históricos, singulares, especiales, simbólicos… Miles de ejemplos los hay en cada uno de los cinco continentes y en sus distintos países. Una prueba de ello son los siguientes:

  • África. Puente del 6 de octubre sobre el río Nilo, en El Cairo (Egipto).                      D
  • América. Broooklyn, sobre el río Este, en Manhattan-Brooklyn Nueva York (Estados Unidos).
  • Asia. Puente Colgante de AKASHI sobre el estrecho de Akashi, en Kobe (Japón).
  • Europa. Puente romano de Alcántara sobre el río Tajo, en Alcántara Cáceres (España).
  • Oceanía. Puente de Auckland Harbour  sobre el estrecho Waitemata, en Auckland (Nueva Zelanda).

Muchos son obra de prestigiosos ingenieros, que nos han dejado su saber hacer a través de puentes de tremenda belleza. Y un ejemplo lo tenemos con el conocido Santiago Calatrava.

Imagen de archivo del arquitecto, ingeniero y escultor Santiago Calatrava Valls.

Santiago Calatrava Valls

Efectivamente, si hay algo que llama la atención de Santiago Calatrava Valls (1951, Benimàmet, Valencia), aparte de su personalidad y de sus conocimientos y expresiones, es su prolífica obra y, concretamente, sus puentes. Con independencia de gustos y de la crítica sobre si son caros, espectaculares, grandiosos, monumentales, excesivos, de difícil construcción… nos limitaremos a realizar una breve descripción, lo que denominamos como ‘Catálogo Puentes de Calatrava España: Documento de síntesis‘. La opinión la dejamos para cada cual.

Este catálogo incluye los puentes diseñados y construidos en España desde el puente Bach de Roda, en Barcelona, terminado en 1987, hasta el puente La Serrería, en Valencia, y puesto en servicio en el año 2008, último puente de Calatrava en España hasta ña fecha (agosto 2021).

El ingeniero humanista Leonardo Fernández Troyano dijo que “los puentes humanizan el paisaje”. Posiblemente se podría añadir y los de Calatrava son como esculturas que forman un espectáculo en el paisaje urbano o rural”.

Tal como han manifestado algunos analistas excepcionales de la obra de Calatrava en general y de sus puentes, en particular: “La creación de un espacio tridimensional mediante los elementos estructurales del Puente carecía de precedentes”.

Dejaremos para otra ocasión, pero no en el olvido, la realización del Catálogo Puentes de Calatrava (todos) diseñados-proyectados y construidos. Pero nos parece oportuno presentar aquí una relación cronológica de los trabajos realizados sobre estas estructuras en España:

Relación de los puentes de Santiago Calatrava en España

Año 1984

1. Puente Pasarela Caballeros, Lérida.

Año 1987

2.Puente Bach de Roda, Barcelona.

3.Puente Las Corrientes, Pontevedra.

4.Puente La Cartuja, Sevilla.

Año 1989

5.Puente Nueve de Octubre, Valencia.

6.Puente Gran Vía, Barcelona.

7.Puente Miraflores, Córdoba.

Año 1991

8.Puente Lusitania, Mérida (Badajoz).

Año 1992

9.Puente Serpis, Alcoy (Alicante).

10.Puente Alamillo, Sevilla.

Año 1993

11.Puente Pasarela La Devesa, Ripoll (Gerona).

12.Puente Granadilla, Tenerife (Canarias).

Año 1994

13.Puente Zubia, Ondarroa (Vizcaya).

Año 1995

14.Puente La Alameda, Valencia.

Año 1997

15.Puente Pasarela Campo Volantín, Bilbao (Vizcaya).

16.Puente levadizo Puerta Europa, Barcelona.

Año 1999

17.Puente Hospital, Murcia.

18.Puente pasarela Manrique, Murcia.

Año 2008

19.Puente La Serrería, Valencia.

Los 19 puentes de Calatrava en España se reparten en 8 comunidades autónomas y, a su vez, se distribuyen por 12 provincias.

Bach de Roda, Barcelona

El Bach de Roda, o puente Felipe II, ubicado en la ciudad de Barcelona, es la primera obra del arquitecto ingeniero escultor Santiago Calatrava Valls en España. Es, como otras muchas obras de puentes, pero si cabe ésta más, un verdadero icono pontonero de la ingeniería civil española: rompedor, novedoso, blanco, impactante, visual, esquelético. Todo un símbolo del origen de los puentes de Calatrava.

En su época (1987) fue una obra de puente nuevo diferente a lo que la gran mayoría estábamos acostumbrados, al menos en España. Pero con el paso del tiempo y la evolución/revolución de Calatrava en sus formas estructurales para puentes, con pilonos inclinados, largos tirantes y/o voluminosos arcos inclinados y colgadas las aceras, o grandes arcos, éste de Bach de Roda hoy nos llega a parecer un “puente normal”. Es evidente la evolución de los conceptos, las formas, los tiempos, las personas, las percepciones y las sensaciones.

Personalmente, he podido contemplar este puente de 129 metros de longitud el año 1988. Entonces y ahora me sigue pareciendo lo mismo: espectacular y hermoso.

Nueve de octubre, Valencia

La ciudad de Valencia ha desarrollado una importante transformación urbanística en tono al Turia con la colocación de elementos singulares, incluidos los polémicos puentes y edificios de Calatrava.

El puente Nueve de Octubre, de 180 metros, realmente son dos puentes paralelos, sobre el antiguo cauce del río Turia, convertido en un paseo fluvial. Es el primer puente de Calatrava realizado en su ciudad. Con el tiempo vendrán otros dos y todo el complejo de la Ciudad de Las Ciencias y Las Artes, que cambiarán una parte sustancial de Valencia y generará un atractivo potencial de visitantes, así como un variado elenco de actividades lúdicas tanto deportivas como culturales.

Sería el inicio de una escalada abundante para la ciudad de Valencia, con el prestigio (hoy ya consolidado internacionalmente) de Calatrava a través de las varias actuaciones materializadas en los puentes de La Alameda (1995) y La Serrería (2008), así como los emblemáticos edificios de La Ciudad de Las Ciencias y Las Artes: Sala El Hemisférico (1998), Museo de Las Ciencias Príncipe Felipe (1999), Paseo Jardín El Umbracle (2000) y Palacio de Las Artes Reina Sofía (2005). Todo un potencial de imaginación materializado en ingeniería y arquitectura, convertido en una excusa para visitar la ciudad del Turia por millones de personas.

Lusitania, Mérida (Badajoz)

Para optar a la construcción del puente Nuevo de Mérida o puente de Lusitania, de 465 metros, se presentaron varias alternativas, entro otras las de los prestigiosos maestros ¡ngenieros españoles pontoneros: Javier Materosa Armisén (Pamplona 1936); la empresa de servicios de consultoría Carlos Fernández Casado; Juan José Arenas de Pablo, (Huesca 1940-Santander 2017) y la empresa de servicios de consultoría Apia XXI (hoy Arenas & Asociados).

Pero la ganadora del concurso fue la de Calatava, propuesta verdaderamente novedosa en aquellos años, rompedora, impactante, singular, hermosa y enorme.

Alamillo, Sevilla

La estructura Alamillo-Viaducto-Cartuja era una ambiciosa y espectacular propuesta pontonera de Calatrava para cruzar el Recinto Ferial Expo 92 de Sevilla en la Isla Mágica (La Cartuja de Miraflores) materializando de forma enfática la ronda SE-30, en la zona norte, salvando las aguas del meandro de San Jerónimo (brazo izquierdo del río Guadalquivir) mediante el puente Alamillo y el propio río Guadalquivir mediante el puente La Cartuja, ambos formados por un pilono inclinado en forma de arpa del que salen 13 cables que sustentaban y teóricamente equilibran el peso del tablero. Ambas estructuras estaban dispuestas de forma simétrica formando un espectáculo visual en el paisaje sevillano de la Isla. El conjunto de estas estructuras se unía mediante un hermoso viaducto de 876 metros de longitud sobre la Isla de La Cartuja, sede de la Expo 92 Sevilla.

Pero la decisiones de índole económica permitieron sólo la realización del Puente del Alamillo, de 220 metros, sobre el meandro de San Jerónimo con pilono inclinado hacia la derecha (Isla de La Cartuja), atirantado de 200 metros de vano, de la propuesta de Calatrava, dejando de esta forma, desde nuestra opinión, incompleta la idea original que, pensamos, la Expo y Sevilla se merecían.

La Devesa, Ripoll (Gerona)

El catalán río Ter se desliza por tierras de Gerona y Barcelona. En la localidad gerundense de Ripoll lo hace bordeando el este del casco urbano. Y para dar permeabilidad a una de las zonas de recreo de la población se plantea la solución propuesta por el arquitecto ingeniero escultor Santiago Calatrava Valls, mediante el puente pasarela de 65 metros La Devesa o puente de Ripoll o puente de Calatrava, con funcional y atrevido diseño con un estilo que ya empezaba a marcar época.

Zubia, Ondárroa (Vizcaya)

Al vizcaíno río Artibai le salvan Puentes y/o pasarelas en 42 zonas para dar continuidad a los vericuetos caminos norteños entre montañas onduladas, verdes campos y zonas urbanas.

El último paso antes de verter sus aguas al hermoso Cantábrico se materializa en forma de ‘calatravesco’ puente singular para dar continuidad a la margen izquierda del río Artibai, en la zona de playa de ocio hasta la zona de puerto de negocio.

Estamos ante una obra estructuralmente rompedora de paisaje, de 72 metros, que como es habitual en las del polémico Santiago Calatrava no deja indiferente a observador alguno.

Sabia y magistralmente ha combinado el paso de vehículos en el puente con la pasarela adosada integrada en su conjunto situada en elegante curvatura aguas abajo mirando al mar.

La Alameda, Valencia

En este lugar existía una pasarela desde 1909 que desapareció con la enorme riada de 1957. Posteriormente se construyó el Puente Nuevo, y ambos con el nombre de La Exposición, La Peineta o La Alameda, hasta la sustitución en 1995 por el actual Puente de Calatrava.

El proyecto de acondicionamiento de La Alameda en el antiguo cauce del río Turia en la ciudad de Valencia lo conforman tres elementos complementarios, que son los siguientes: Estación del metro La Alameda, la plaza de La Alameda y el puente La Alameda, de 130 metros de longitud.

Todo ello en su conjunto aporta un espacio urbano ordenado, nuevo, limpio, y contemplativo. El Puente marca el hito del sitio o lugar de forma icónica.

Campo Volantín, Bilbao

En la ciudad de Bilbao y cruzando su ría, une el casco urbano con la zona industrial degradada Urbiarte. Una vez más Calatrava es atrevido para colocar hitos representativos en zonas urbanas degradadas, con la noble intención de “humanizar el paisaje” tal como nos dice, acertadamente el maestro ingeniero pontonero Leonardo Fernández Troyano. El puente tiene 71 metros (también en la imagen principal).

Hospital, Murcia

La intervención que se realiza sobre el antiguo puente Hospital consiste en dejarlo como paso peatonal acondicionado con mobiliario urbano acorde, y construir sendos puentes para tráfico rodado, aguas arriba y aguas abajo, separados discretamente, pero todo el conjunto integrado como un puente Hospital único, de 60 metros.

Manrique, Murcia

Aguas abajo del puente Hospital Calatrava materializa esta pasarela, de 60 metros, con su tipología arco atirantado sobre rasante, que no desentona con el puente anterior.

La Serrería, Valencia

Calatrava se estrenó en la ciudad de Valencia con puentes sobre el Jardín del Turia (antiguo cauce del río Turia). La ciudad de Valencia apostó, en la década de los 90 del siglo XX, por una transformación urbanística en una de las zonas del Turia del antiguo cauce (Jardín del Turia), para lo cual siguió contando con el arquitecto ingeniero escultor Santiago Calatrava, entre otros profesionales de prestigio relevante.

Esta compleja y monumental planificación contemplaba la ejecución de una serie de edificios, palacios y torres singulares y simbólicos, y también el icono de la ingeniería del puente La Serrería. Todo ello conformaría La Ciudad de Las Ciencias y Las Artes de La Ciudad de Valencia.

El conjunto estaba formado por los siguientes elementos icónicos: Torre de Comunicaciones, Sala El Hemisferio, Paseo jardín Umbracle, Palacio de las Ciencias Príncipe Felipe, Torres Cuatro Rascacielos, Palacio de Las Artes Reina Sofía, Puente La Serrería (de 180 metros) y plaza El Ágora.

Ciudad de las Artes, en Valencia.

Conclusiones

La historia de los puentes de España comenzada por el ingeniero humanista Carlos Fernández Casado (Logroño 1905 – Madrid 1988) está por concluir. Es evidente que algún día alguien (profesional, administración, empresa o asociación) tendrá que dar continuidad a lo comenzado por el polifacético maestro Fernández Casado.

En esa historia tiene que haber, aparte del reconocimiento y un homenaje a muchos, más de los que nos creemos, creadores y constructores de puentes (de ayer, de hoy, de mañana), un antes y un después, cuyo símbolo de separación-unión tienen que ser, obligatoriamente, los puentes de Santiago Calatrava Valls, nos guste o no les guste. La propia sociedad no profesional, seguro que lo reconoce así.

Con la perspectiva que da el paso de los años, y con una obra de puentes que vertebra muchos ríos, ciudades y carreteras de una parte del mundo, y con las particularidades de los Puentes en general y los de Calatrava en particular, deberían ser motivo más que de conclusiones, de reflexiones, los siguientes aspectos:

Poco se ha estudiado y publicado de los puentes desde aspectos artísticos: pintura, literatura, cine. Se deberían potenciar estos aspectos de cara a los Puentes en particular y a muchas obras públicas de ingeniería civil.

Desde Alcántara 98 defendemos el estudio para la Declaración de Bien de Interés Cultural de aquellos puentes no necesariamente antiguos, que por sus características y peculiaridades sean merecedores de éste reconocimiento, tal como se ha materializado en los últimos años en los puentes de Zaragoza: Tercer Milenio (Juan José Arenas) y Pabellón Puente (Zaha Hadid). En el caso específico de los puentes de Calatrava en España, el de Bach de Roda debería ser motivo del reconocimiento B.I.C.

También preconizamos desarrollar técnicas especiales para la conservación y el mantenimiento de estos puentes construidos, tarea por cierto nada fácil, pero imprescindible para que puedan seguir cumpliendo sus varias misiones: funcional, visual, contemplativa, orden espacial y más.

Y, por supuesto, potenciar la publicación de libros o documentos de sus puentes (también de otros puentes), desde aspectos menos técnicos, de cara al público en general, sobre todo para un público no técnico. Sólo conociéndolos seremos capaces de apreciar su valor.

¿Y por qué no una exposición?

La organización de una exposición, con al menos la obra de Santiago Calatrava y sus puentes, no es algo a olvidar.

Además de colocar en sus puentes (extrapolable a otros puentes) una placa o cartel con los datos de:

  • Nombre del puente.
  • Fecha de construcción.
  • Constructor.
  • Autor o autores del proyecto y de la dirección de obra.
  • Promotor y propietario.
  • Croquis del puente ingeniería civil.

La vinculación de nuestros puentes en general y los de Calatrava en particular, en recorridos vinculados a patrimonio de la ingeniería civil es un aspecto poco o nada desarrollado en aquellos lugares o espacios merecedores de ello.

Turismo

Muchos puentes y, posiblemente, todos los de Calatrava, se deberían incluir en los correspondientes catálogos-folletos turísticos o de información de las ciudades o pueblos en los que están ubicados.

Este Catálogo Puentes de Calatrava España: Documento de Síntesis ha intentado mostrar desde una perspectiva clara y fácil unas obras que nos parecen singulares, atrevidas, impactantes, rompedoras, innovadoras, nuevas, ejemplares. Ni queremos ni pretendemos poner a su autor en comparación con los muchos y magistrales profesionales de puentes de España (Anta, Arenas, Capellán, Casado, Del Valle, Del Pozo, Martín Gil, Millanes, Ordóñez, Pérez-Fadón, Ribera, Siegrist, Torroja pader e hijo, Utrilla, Zufiaurre, y otros muchos no citados, pero no menos importantes y relevantes), ni tampoco equiparar los puentes aquí mostrados con los miles de hermosos puentes españoles de los últimos 200 años (Amposta, Rande, Barrios de Luna, Enrique Estevan, Pino, y tantos otros). No. Este trabajo es simplemente una labor de presentación, información, breve documentación y explicaciones. Las conclusiones comparativas las deberá extraer cada persona interesada en profundizar con más detalle.

Si viajar es un placer además de una necesidad para nutrir nuestro espíritu con cultura, historia, patrimonio y saberes, también de gastronomía, si viajamos por España de norte a sur y de este a oeste, una de las alternativas complementarias es descubrir y sorprendernos con los siempre polémicos puentes de Calatrava: esculturales, novedosos, únicos, iconos, esbeltos, impactantes, incluso para otros, hermosos y bellos.

Y más allá de las formas de estas estructuras – esculturas de hormigón, acero o mixtas, o de quien las proyectara y construyera, algo sigue siendo evidente y esencial: “Nuestros puentes, todos, sirven siempre para unir a las personas, a todas, más y mejor, independientemente de su ideología, su formación, su cultura, su opinión, su poder adquisitivo, o su lugar de origen. De forma limpia, suave, única, desinteresada, siempre por encima de las aguas, o salvando el obstáculo para dar continuidad al camino”. No lo olvidemos.

viajarymuchomas.com