Por: Bruno L.

La ruta del vino se sitúa en pleno corazón de la Sierra de Francia y está integrada por 18 municipios.

Ubicada al sur de la provincia de Salamanca, forma parte del Sistema Central, siendo una de las comarcas con mayor sentido histórico, natural, tradicional, geográfico y cultural de España. Está integrada en la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar-Francia y el Parque Natural de la Sierra de Francia-Batuecas. Los usos sostenidos del territorio, junto con sus singulares características físicas y climáticas, han permitido la pervivencia de un rico patrimonio natural, que ha sido reconocido por la UNESCO.

Visitar la Ruta del Vino Sierra de Francia lleva a descubrir sus maravillosos parajes, sus rutas senderistas que recorren varias localidades y conocer sus encantos tanto artísticos como arquitectónicos. Pueblo a pueblo permite descubrir las historias que guardan sus gentes que se remontan siglos atrás. Su flora y fauna tampoco pasan desapercibidos, el paisaje se caracteriza por la gran extensión de montes, poblados de grandes masas boscosas, en las que predominan los robles y castaños. La cocina tradicional elaborada al estilo serrano y la gran calidad en sus materias primas hacen que sus carnes, aceites, frutas y miel combinen a la perfección con el vino que ofrece la zona amparado por la D.O.P. Sierra de Salamanca.

La rufete es la variedad autóctona y predominante en la zona. Es una variedad sutil, de compleja elaboración, que aporta elegancia, frescura y complejidad a los vinos. Otras variedades a destacar en el territorio son la tempranillo y la garnacha tinta. Los pueblos que

conforman la Ruta del Vino Sierra de Francia son: Cepeda, Cristóbal, Garcibuey, Herguijuela de la Sierra, Los Santos, Madroñal, Miranda del Castañar, Mogarraz, Monforte de la Sierra, San Esteban de la Sierra, San Martín del Castañar, San Miguel de Valero, Santibáñez de la Sierra, Sequeros, Sotoserrano, Valdefuentes de Sangusín, Valero, Villanueva del Conde.

En 2000 se creó un parque natural que incluye pueblos de la Ruta. Protege una gran diversidad faunística y florística. En cuanto a las aves, es habitual ver volar al buitre, al águila real, al halcón peregrino, al alimoche y al búho real. La Sierra de Francia conserva su arquitectura típica.

Ruta del Vino