La medida trata de evitar la importación de nuevas variantes del coronavirus

Todos los viajeros que lleguen por vía aérea al Reino Unido a partir del lunes 18 de enero tendrán que realizar un aislamiento obligatorio durante diez días, además de traer consigo una prueba Covid con resultado negativo. La medida trata de evitar la importación de nuevas variantes del coronavirus.

Países como España, Francia e Italia ya estaban fuera de esa lista de orígenes considerados seguros, pero quienes viajaban desde Noruega, Australia y Japón, entre otros territorios, aún estaban exentos del aislamiento obligatorio durante diez días.

El anuncio se produce después de que este jueves Londres prohibiera los viajes desde Sudamérica y Portugal a raíz de la detección de una nueva variante del coronavirus en Brasil, de la que todavía no se sabe con certeza si es más contagiosa o si puede ser resistente a las vacunas.

El primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó que el cierre de los corredores aéreos tiene como objetivo proteger al Reino Unido de cualquier posible «cepa sin identificar» que pudiera entrar a las islas británicas. Por su parte, el consejero médico del Gobierno, Patrick Vallance, alertó que «es posible» que algunas variantes «puedan esquivar las vacunas hasta cierto punto en el futuro».

A partir de las 4.00 GMT del lunes, como ya había adelantado el Gobierno, los viajeros que lleguen al Reino Unido deberán haber dado negativo en un test de covid-19 en las 72 hora previas. La eliminación de la lista de países seguros implica que no habrá viajeros exentos de esa exigencia.

Firma: Hosteltur