El turismo activo y rural, junto al familiar y el de sol y playa también se revalorizan en el año de la recuperación

Los destinos nacionales toman posiciones en el año de la recuperación. El turismo urbano, cultural y gastronómico, el turismo activo y rural y el familiar, junto al de sol y playa, son las fortalezas con las que casi una veintena de destinos se han presentado ante 700 agentes de viajes reunidos por Hosteltur. Castilla y León, Tenerife, Ibiza, Benidorm, Mallorca, Menorca, Catalunya, Asturias, Lanzarote, Euskadi, Costa del Sol, León ciudad, Palma, Formentera, Santa Eulària des Riu (Ibiza), Costa Cálida Región de Murcia y Gran Canaria han expuesto sus atractivos turísticos.

El objetivo de los distintos destinos urbanos es «demostrar que se puede viajar y que puede hacerse de forma segura», según David Fernández, de Turismo de León. El turismo urbano reúne todos los recursos que una ciudad puede ofrecer, ha ido creciendo de forma paulatina, aunque siempre ha estado ahí, remarca Fernández. Reconoce que es el gran desconocido, una amalgama de factores que convierten a un destino en ejemplo de turismo urbano: gastronomía, playa, cultura, etc.

La ciudad de León ofrece al turismo historia, patrimonio y gastronomía. En la imagen, la Catedral.

Desde Palma de Mallorca, Pedro Homar se muestra de acuerdo, tras el esfuerzo realizado en el último año en control de aforos en las playas, en los espacios abiertos, en el patrimonio… un trabajo que se ha hecho junto con el sector privado. Palma reúne su capacidad de destino urbano junto con la proximidad de Playa de Palma de cara al turismo familiar, experiencias urbanas reunidas con los intereses y expectativas de las familias. La Fundación Palma Turismo 365 ha reubicado la capital de Baleares en el mapa turístico en los últimos años, convirtiendo la ciudad en un destino relevante por sí mismo.

Por su parte, Tenerife quiere reposicionar el destino con nuevo plan de marketing centrado en las emociones y las personas, derribando estereotipos: nadie se espera que Tenerife sea como es, por lo tanto «nuestra principal misión es cambiar eso», dice David Pérez, porque «está claro que no hemos sabido explicar algo fundamental». El sol y la playa ha de ser un complemento de la ciudad, ése es ahora el objetivo, aunque ambos productos se retroalimenten y conviene que sea así.

Colegiata de Toro, Zamora.

Turismo cultural y gastronómico

Las exigencias del turista pos coronavirus serán distintas, apunta Estrella Torrecilla, directora general de Turismo de la Junta de Castilla y León «y hará falta darles respuesta y satisfacción«, lo cual es una oportunidad para comunidades como Castilla y León para poner en valor su oferta. El posicionamiento es claro hacia el turista nacional, el primero que podrá volver a viajar y tendrá ganas de hacerlo cerca. Castilla y León es la Comunidad que tiene más bienes declarados Patrimonio de la Humanidad.

Espacios abiertos, naturaleza y destinos poco masificados. Así también lo define David Vidal, técnico de promoción turística de Menorca, serán los ganadores de la recuperación, abundando en lo dicho por Torrecilla. La oferta de sol y playa es muy conocida, pero Menorca quiere ser también un referente en gastronomía, patrimonio y naturaleza, en línea con su realidad, con la autenticidad del producto local. El hecho de ser una isla da un plus de garantía en cuanto a seguridad, dice Vidal, de ofrecer al cliente «un entorno perfectamente controlado» y un museo al aire libre con dos monumentos megalíticos por kilómetro cuadrado.

El turismo rural se revaloriza este año. En la imagen, una casa rural en Álava. Fotografía: Basquetour.

La movilidad dentro de Euskadi se ha abierto recientemente, y las reservas en turismo rural han subido un 60%, afirma Daniel Solana, director general de Basketour. Euskadi está «bien preparada y ha hecho los deberes» de cara a la recuperación, que será más lenta para el turismo internacional, aunque muchos turistas, más del 60%, llega por carretera a Euskadi tanto desde España como desde Francia y el centro de Europa. Destacan las 32 estrellas Michelin, porque «la gastronomía es el ADN de nuestra comunidad», dice Solana.

Turismo activo y rural

Asturias se focaliza en la reapertura del sector a partir de mediados de mayo, cuando se levante el estado de alarma. No se abrirá la comunidad autónoma perimetralmente en Semana Santa, tampoco para el turismo interior, explica Cristina Álvarez, directora de Marketing de Turismo de Asturias. Trabajan según la dimensión de los sitios, añade, buscan implicar al visitante en un modo de vida rural y un paisaje de pequeñas dimensiones, con poca gente y pocas habitaciones, simplemente porque es parte de la autenticidad de Asturias y de lo que quieren transmitir al viajero.

La naturaleza atraerá a más turistas este año. Fotografía: E. Margareto.

Lanzarote es optimista ante la reapertura. Héctor Fernández, CEO de la Sociedad de Promoción de Lanzarote, advierte que el objetivo es reposicionar el destino en los valores nuevos del cliente post-Covid: naturaleza, sostenibilidad, actividad física y seguridad sanitaria. El turismo activo se funde en Lanzarote con el deportivo, con eventos numerosos de relevancia internacional. Se está implicando al tejido empresarial para que adecúe sus servicios a las expectativas del turismo deportivo.

Formentera tuvo temporada en 2020 aunque con unas cifras que no tenían nada que ver con años anteriores, recuerda Carlos Bernús, gerente de Turismo de Formentera, lo que les aporta una experiencia de cara a este año en control de aforos, distanciamiento social, medidas y protocolos de seguridad, etc. El producto estrella en la isla es el turismo activo y rural porque «todas las actividades están vinculadas al medio», en una isla pequeña que lleva tiempo trabajando en la sostenibilidad. El «medio parón» de 2020 les ha servido para desarrollar producto, nuevas rutas y los sitios Top Ten para los selfies e Instragram.

Turismo de sol y playa

Benidorm reivindica el turismo de sol y playa, «que no está decayendo ni muchísimo menos», asegura Laura García Castellano, responsable de mercado nacional en Visit Benidorm, aunque «hay que mejorar el modelo y basarlo en la innovación», matiza. Benidorm ha llevado a cabo una reconversión urbana en vistas a la seguridad y a las nuevas exigencias del turista pospandemia, innovando y apostando más por la sostenibilidad. Para el destino es importante conocer las deficiencias y trabajar en ellas. El PIB del turismo de sol y playa es un 70% del PIB turístico, destaca.

Costa del Sol ha decidido las estrategias de forma conjunta con el sector privado, con el primero objetivo de mantener en el recuerdo la querencia por el destino en sus principales mercados. Han querido unir el sol y playa con la Málaga interior y los entornos más naturales y amplios, explica Marga del Cid, consejera delegada de Turismo y Planificación de Costa del Sol. El sector del golf también es uno de los objetivos de este año, con más de un 70% de incremento de la promoción porque ha sido un sector que ha seguido funcionando dentro de los meses de pandemia.

Gran Canaria quiere sumar al turismo de sol y playa las rutas por el interior de la isla.

Juan Miguel Costa, director insular de Promoción Turística de Ibiza, explica que descartan la Semana Santa porque un rebrote sería muy perjudicial para la temporada de verano, que empieza en mayo. El sol y playa es el producto estrella de la isla, aunque «estamos en continua innovación«. La isla se declara orgullosa del sol y playa, un producto que atrae a miles de turistas y que permite, luego, redirigirlos a otros productos y actividades.

En Costa Cálida Región de Murcia, explica Mar Martínez Ballester, directora de la Oficina de Promoción Turística del ITREM, que la seguridad es la gran baza del destino, mediante seguros para los viajeros y protocolos que les garanticen unas vacaciones seguras. La información es importante en este momento, explica, y «hemos de saber transmitirlo a las agencias y a los clientes», porque «la confianza es vital» para la reactivación. El turismo de sol y playa en la zona no es masivo, explica Martínez, y lo están enriqueciendo con otro tipo de oferta.

Turismo familiar

Santa Eulària des Riu, municipio de referencia de la isla de Ibiza, se centra en la seguridad que exige el segmento familiar, una seguridad que debe extenderse a toda la oferta y producto. «La tranquilidad es esencial» para las familias, explica la alcaldesa, Carmen Ferrer, sobre todo en un momento de incertidumbre como el actual.

Cataluña lucha también contra la incertidumbre, según explica Damià Serrano, director de Marketing y Experiencias de la Agència Catalana de Turisme, y trabaja en la microsegmentación y en las debilidades que la pausa ha permitido detectar. «Queremos hacer un marketing one to one», añade, ya que el turismo familiar es un segmento fundamental en el destino.

Los espacios abiertos son ideales para el ocio y el turismo. En la imagen, paseo de la ciudad de Vitoria. Fotografía: Basquetour.

Mallorca apuesta por la sostenibilidad, la seguridad y posicionarse como Observatorio Mundial del Turismo Sostenible, con la colaboración de la OMT. La isla es consciente de que el sol y playa es su producto estrella, pero quiere incorporar otros conceptos que lo complementen, como deportivo, MICE, gastronómico, etc., incluyendo la Mallorca interior «que es muy desconocida», explica Andreu Serra, conseller ejecutivo de Turismo del Consell de Mallorca.

Gran Canaria, por su parte, se ha puesto las pilas trabajando en el corto plazo, pero también planificando el medio y largo plazo. Está a punto de publicar su nuevo Plan Estratégico y su nuevo Plan de Marketing, con la sostenibilidad, la segmentación y la digitalización como los tres ejes principales, explica Pablo Llinares, director gerente del Patronato de Turismo de Gran Canaria. El turismo familiar es un segmento fundamental para la isla, con familias muy fieles al destino que además viajan con paquete.

Para ver el vídeo completo del evento, puede hacerlo en el canal de HOSTELTUR en Youtube, en este enlace

Imagen principal: Centro de la ciudad de Valladolid

viajarymuchomas.com