Vichyssoise es una sopa fría apetecible en época estival

El recetario de cocina español recoge una amplia gama de sopas frías que en la época estival adquieren todo el protagonismo en las mesas

Desde el gazpacho o el salmorejo hasta el ajoblanco o vichyssoise, todas estas elaboraciones son sencillas de hacer y en los últimos años han experimentado innumerables adaptaciones

Te proponemos una receta bien sencilla para refrescarte: vichyssoise

Al igual que en invierno una sopa caliente nos reconforta el cuerpo al ingerirla, en verano una sopa fría es un reconstituyente esencial para combatir la sed, el calor y para refrescar el cuerpo. Además, constituyen una comida muy apropiada en momentos de calor ya que, al estar hechas con ingredientes naturales y crudos, principalmente frutas y verduras, ayudan a nuestra hidratación, a nuestras digestiones y son muy saludables.

Tradicionalmente, los más destacados en el ranking de las sopas frías son los que están elaborados con tomate como ingrediente principal, el gazpacho y el salmorejo, aunque otras elaboraciones frías como el ajoblanco y la vichyssoise (en la imagen de arriba) también están en el olimpo de las sopas veraniegas.

Si hablamos de gazpacho tenemos que hablar de Andalucía. Tierra en la que aprieta el calor durante muchos meses al año, el gazpacho supone una comida ligera frente a otro tipo de guisos o preparaciones más contundentes. El gazpacho tiene que ser ligero y líquido, y se trata de una comida barata y humilde, ya que, con unos cuantos tomates, ajo, una pizca de pan duro, aceite de oliva virgen extra, agua y sal resolvemos el gazpacho andaluz más tradicional.   

El gazpacho es un plato muy consumido en España en verano.

En el caso del salmorejo parece que hay unanimidad en hablar de Córdoba como el gran centro universal de esta preparación. Los ingredientes base son similares a los del gazpacho, excepto el agua, pero las proporciones de los ingredientes y la técnica de elaboración es distinta para tener como resultado una elaboración más densa y cremosa que el gazpacho y un poco menos ligera.

Aunque estas son las recetas más tradicionales y básicas del gazpacho y del salmorejo, hay tantas versiones y variables como personas que las elaboran, añadiendo otros ingredientes para darles sabores distintivos. Igual pasa con los acompañamientos o ‘toppings’ tanto para gazpacho como para salmorejo, en los que lo tradicional es el huevo cocido, el jamón en taquitos y verduras en dados pequeños como el pepino o el pimiento, con la llegada de la cocina más evolucionada los acompañamientos han derivado en cualquier cosa que se nos pueda ocurrir, desde brochetas de frutas o de salazones ahumados, taquitos de manzana, kiwi, fresas, melocotón, aguacate, hasta crustáceos o moluscos como gambas, langostinos, berberechos, almejas u ostras. En definitiva…¡a ver quién es más original con los toppings!

El salmorejo procede de Córdoba.

De igual manera, los gazpachos no se elaboran únicamente con tomate como ingrediente principal y la evolución en la cocina aporta ahora a esta sopa fría otros ingredientes para presentar al público multitud de gazpachos diferentes: gazpacho de cereza, de fresa, de melón, de sandía, de zanahoria, de pepinos, de espárragos o de aguacates, por señalar sólo algunos.

Otra de las reinas de las sopas frías es el ajoblanco, muy típico también de Andalucía y de Extremadura. Aquí el ingrediente principal es la almendra, que se debe moler o machacar hasta obtener una pasta muy fina, similar a la harina. El resto de los ingredientes son ajo, pan, agua, aceite de oliva virgen extra, vinagre y sal. El ajoblanco también admite la incorporación de otros ingredientes para darle mayor frescor, con lo que también podemos encontrarnos con ajoblancos de melón, de menta, de coco, de albahaca, etc.

Junto a éstas, otras opciones de sopas frías para el verano son las elaboradas con la gran variedad de frutas y verduras propias de la temporada estival. De esta forma podemos elaborar sopas frías de sandía, de melón, de aguacate, de cereza, de melocotón, de fresas, etc.

Queremos terminar hoy este artículo con otra de las grandes dentro de las sopas frías, la vichyssoise, un plato también de un sabor único que necesita calor para su elaboración, pero se come en frío. El puerro es el protagonista de esta sopa de origen francés.

 Vichyssoise

Ingredientes para 2 personas:

  • 1 puerro.
  • 1 patata mediana.
  • 1 diente ajo pequeño.
  • 1 nuez de mantequilla.
  • Caldo de ave.
  • 200 ml de nata.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.

Preparación:

  • Trocear el puerro y el ajo y cortar en lonchas finas la patata.
  • Poner en una cazuela la nuez de mantequilla a fuego suave, una gota de aceite y, una vez fundida, meter el ajo y el puerro y rehogar a fuego lento para que no coja color. A los 5 minutos incorporar una pizca de sal y unas gotas del caldo y seguir pochando otros 5 minutos. En ese momento, incorporar las patatas y cubrir con el resto del caldo. Cocer unos minutos para que evapore gran cantidad del caldo. Triturar bien e incorporar la nata, sal y pimienta y volver a triturar muy bien. Dejar enfriar y servir. Se puede decorar al emplatar con un hilo de aceite de oliva virgen extra por encima, unos costrones de pan o un poco de queso rallado.
Miguel Sanz

Por Miguel Sanz

viajarymuchomas.com