Buñuelos de viento

Los buñuelos de viento, un dulce típico de la festividad de Todos los Santos, un dulce  de  esos de toda la vida, de nuestras abuelas y madres. Y así es en este caso concreto, ya que es una receta heredada de mi madre, de esas de siempre, una receta que me enseñó. Tanto me gustó que, desde entonces, sigo elaborando.

Por supuesto, también puedes darle un toque personal, diferente, pero sin olvidarnos de la esencia de siempre…

Se trata de un dulce económico, muy fácil de preparar y encima rico. ¡Qué más se puede pedir!

Buñuelos, típicos por la festividad de Todos los Santos

INGREDIENTES (4 personas)

  • 3 huevos medianos.
  • 160 ml. de leche.
  • 150 g. de harina.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • 50 g. de mantequilla.
  • Aceite suave.
  • La ralladura de 1 naranja y un limón.
  • 1 rama de canela o (rama de vainilla al gusto).
  • Canela y azúcar

PREPARACIÓN:

  • En una cazuela pondremos la leche y la rama de canela o vainilla, junto con la ralladura de la naranja y limón, incorporamos la sal y el azúcar. Removemos y, cuando empiece a hervir, retiramos la cazuela del fuego y lo dejaremos reposar de 10 a 15 minutos. De esta forma cogerá la leche el aroma y sabor de la canela y las ralladuras.
  • Pasado un tiempo, retiramos la canela, y pondremos de nuevo la cazuela al fuego. En ese momento añadiremos la mantequilla, removiéndola hasta que se haya derretido y comience a hervir. Bajamos entonces el fuego a media fuerza, incorporando la harina de golpe, importante (antes de añadir la harina, la habremos tamizado antes) cocinamos la harina sin dejar de remover, hasta conseguir una bola de masa. Apagamos el fuego retiramos la cazuela y añadimos los huevos, de uno en uno; primero añadiremos un huevo batido y lo removemos bien (con una cuchara de madera o batidor de mano).

Mezclamos todo sin dejar de remover hasta conseguir integrar el huevo por completo en la masa. Es el momento de añadir el otro huevo batido, procediendo de la misma forma, integrando el huevo en la masa. Y con el tercer huevo, el mismo procedimiento, para que nos quede una masa espesa, bien ligada, homogénea, que al cogerla esté caída y fina. Una vez hecha, cogemos en una sartén honda o cazo un poco grande y añadiremos abundante aceite de oliva suave o de girasol. Cuando esté bien caliente, cogeremos con ayuda de una cuchara sopera la medida de una cucharada de masa y con la ayuda de otra cuchara sopera elaboraremos como bolas que depositaremos en el aceite, friendo unos cuantos buñuelos para que no se nos peguen y dando vueltas para que se doren. Una vez hechos, los retiramos a un plato con azúcar y canela, las rebozamos y listos para comer.

Sugerencia:

A modo de sugerencia, decir que estos buñuelos se pueden rellenar de lo que quieras, de crema pastelera, chocolate, merengue, al gusto, o solos de postre con un café,  buenísimos y que gustan a todos .con la medida de esta masa salen algo mas 30 buñuelos, depende lo grandes que  las bolas

¡Espero que los disfrutéis tanto como yo!

Mertxe Pazos

Por Mertxe Pazos

viajarymuchomas.com