España ha perdido más de 68 millones de turistas extranjeros entre marzo de 2020 y enero de 2021

En 2020 la economía española se desplomó un 11%, la mayor contracción de la serie estadística que interrumpió seis años consecutivos

Cuando se cumple un año del primer decreto de alarma del Gobierno de la nación para frenar la pandemia del coronavirus es momento también para hacer balances en materia de turismo, un sector que ha vivido el peor año de su historia. Ha pasado, de hecho, de aportar el 12,5& del PIB al 5,5%, según el informe de la coyuntura turística española 2020 de la Universidad de Nebrija y la Mesa del Turismo (al 4,3%, según Exceltur).

Desde marzo de 2020 hasta el pasado mes de enero, España ha perdido 68,5 millones de turistas extranjeros. Durante el año 2020, apenas llegaron 19 millones frente a los casi 84 millones de 2019. En este año se han perdido más de 80.000 millones de euros que los visitantes habrían gastado en España; y con ellos más de 750.000 puestos de trabajo (entre desempleados y afectados por ERTE). Sin olvidar que la falta de liquidez de muchas empresas podría convertirse en una crisis de insolvencias.

Turista cultural
El turismo ha sido uno de los sectores económicos más perjudicados en este último año de pandemia.

Las fuertes restricciones aplicadas en todo el mundo cortaron radicalmente los movimientos. La imagen de esas fechas tiene su mejor representación en aeropuertos y estaciones vacíoshoteles y restaurantes sin actividad, y una amplia oferta de ocio complementaria también a cero.

La economía española se desplomó un 11% en 2020, la mayor contracción de la serie estadística que interrumpió seis años consecutivos de crecimiento. No obstante, en el cuarto trimestre el PIB siguió creciendo pese a la tercera ola de la pandemia.

En lo que se refiere al mercado laboral, a finales del pasado mes febrero, el desempleo registrado superó de nuevo la barrera de los cuatro millones, nivel que no se alcanzaba desde abril de 2016.

En comparación con un año antes, España cuenta con 762.742 desempleados registrados más y 400.117 afiliados menos, de los cuales 289.055 corresponden a hostelería, uno de los segmentos que más ha sufrido el impacto de esta crisis. La tasa de paro cerró 2020 en el 16,13%, 2,35 puntos más que 2019, de acuerdo con la Encuesta de Población Activa (EPA).

Empleo turístico y ERTE

La destrucción de empleo y el aumento del paro se han contenido gracias a las ayudas públicas a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). En abril de 2020 se registró el máximo de personas incluidas en este sistema de protección, un total de 3,38 millones de trabajadores, en suspensión total o parcial de su ocupación. De esa cifra, 932.516 correspondían al sector hostelero: 726.137 en servicios de comidas y bebidas, y 206.379 en servicios de alojamiento.

Cerca de 900.000 trabajadores siguen en ERTE actualmente, casi medio millón se concentra en actividades de alojamiento, agencias de viajes, transporte aéreo, servicios de comida y bebida y actividades de juegos de azar

Las comunidades autónomas más dependientes del turismo, Canarias y Baleares, concentran el mayor número de ocupados en este sistema.

Sólo un 10% de los hoteles estaba abierto en España a principios de año.

Rentabilidad e inversión hotelera

Gran parte de la planta hotelera española se mantiene cerrada desde hace casi un año por la falta de clientes. A principios de 2021, sólo un 10% de los establecimientos estaban abiertos, según Ramón Estalella, secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT).

En este contexto, el pasado ejercicio se cerró con una caída del 77,2% respecto a 2019, en los ingresos hoteleros de los 97 destinos más relevantes del territorio español analizados en el ‘Barómetro de Rentabilidad’ de Exceltur. Un desplome que alcanza el 85% si se descartan los dos primeros meses de 2020, que registraron un buen comportamiento, según destaca dicho informe.

En lo que se refiere a la inversión en activos hoteleros en España, en 2020 cayó un 60% respecto al año anterior hasta situarse en los 1.100 millones de euros, según el informe anual sobre perspectivas para el sector hotelero publicado por la consultora JLL Hotels & Hospitality. El estudio apunta que el perfil de compradores del pasado año estuvo liderado por inversores institucionales con una visión a largo plazo del sector, una tendencia que se espera se repita durante 2021.

Las agencias de viajes

La actividad de servicios se contrajo en 2020 un 15,6%, según el Indicador de Actividad del Sector Servicios (IASS) publicado por el INE, y fueron las agencias de viajes y operadores turísticos las empresas que más ventas perdieron, con una caída del 75%, seguidos por alojamientos (-68%), transporte aéreo (-60,1%), transporte por taxi (-53,6%) y los servicios de comidas y bebidas (43,6%).

La situación es aún peor según los datos de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV). Su presidente, Carlos Garrido, trasladó recientemente a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que las minoristas se encuentran en una «situación crítica», con un desplome de la facturación en 2020 del 90% con respecto a 2019, con más del 50% de las plantillas en ERTE y «la posibilidad de llevar a cabo ERE definitivos».

Las aerolíneas retroceden a niveles de 2003

Por otro lado, el tráfico internacional de pasajeros experimentó una caída del 60%, lo que supuso una reducción global de 2.690 millones de pasajeros, entre salidas y llegadas, pasando de 4.500 en 2019 a 1.810 millones de pasajeros en 2020. De este modo, según el informe anual de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), sobre el impacto de la crisis sanitaria mundial en el sector del transporte aéreo, se produjo un retroceso a los niveles de 2003.

Miles de locales de hostelería echan el cierre

Las medidas para evitar los contagios en restaurantes, bares y cafeterías, unidaa a los toques de queda -en algunas autonomías, como Castilla y León, ha estado varias semanas en las 20.00 horas- y los cierres perimetrales han pasado factura a numerosos establecimientos

La patronal de Hostelería de España calcula que el sector cerró 2020 con una caída de su facturación próxima al 50% y el cierre de casi un tercio de los cerca de 300.000 locales que había en España hasta la llegada del coronavirus.

El ocio nocturno

Las restricciones y los toques de queda han sido especialmente nocivos para el ocio nocturno, que en el último año ha perdido 2.580 millones de euros, con una caída en la facturación de 16.800 millones de euros, según los últimos datos del estudio «Impacto del coronavirus en el ocio nocturno y los espectáculos’, realizado por la Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos (España de Noche). El análisis concluye que en este tiempo han cerrado ya un total de 4.933 locales en todo el país, es decir, el 29,8% de los 16.500 que existían en marzo de 2020.

Las protestas del sector de la cultura y los espectáculos han sido constantes en los últimos meses. Fotografía: Ical

Impulso a la digitalización

El huracán que supuesto la pandemia de la COVID-19 ha propulsado su digitalización. Gran parte del ámbito empresarial español, incluido el sector turístico, se ha visto forzado a acelerar este proceso para impulsar su negocio y reducir costes.

Un proceso que ha lanzado el teletrabajo.  Los empleados que trabajan en remoto han pasado del 4,8% en 2019 al 9,9% en 2020, con picos muy superiores en pleno confinamiento. El uso de internet ha llegado a incrementarse hasta un 50% y el del teléfono un 20%.

Una caída histórica en la Bolsa española

El 12 de marzo, dos días antes de decretarse el estado alarma, la Bolsa española registró el mayor desplome de toda su historia. Perdió un 14,06%, en un momento de expansión descontrolada del coronavirus en todo el mundo, del comienzo de la paralización de la actividad y el miedo a la brusca caída económica. Actualmente, el IBEX 35 cotiza en el entorno de los 8.600 puntos (máximos desde principios de marzo de 2020) y todos los grandes valores del selectivo han logrado recuperar los niveles previos al descalabro bursátil del 12 de marzo.

En los seis primeros meses del año 2020, la Bolsa llegó a acumular una caída del 24,27%, el peor semestre de su historia reciente y, entre las que sufrieron un mayor impacto se encontraban IAG y Meliá. Pero, en los últimos días, las empresas del sector mejoraban sus resultados en el parqué gracia a la mejora de la crisis sanitaria, informa Hosteltur

Imagen Principal: Terraza de una cafetería parisina en la actualidad, que ejemplifica la situación que padece el sector. (Fotografía: Pablo San Román).

viajarymuchomas.com