Cerca de 70 personas de varias nacionalidades conviven en este enclave ecológico repoblado en 1989

¿Coches y televisión? ¿Qué es eso?

Tuvo su esplendor en los años 60, pero poco a poco fue desapareciendo. El movimiento hippie, aquel que dio sus primeros pasos en San Francisco, California, y que más tarde se expandió por todo Estados Unidos y el resto del mundo, mantiene en la actualidad un pequeño reducto en pleno Bierzo, en la provincia de León.

Eddie, uno de los habitantes que más tiempo lleva viviendo en Matavenero (León). Fotografía: Ical

En un apartado valle perteneciente al municipio de Torre del Bierzo se asienta Matavenero (en la imagen principal), una localidad que, como muchas otras, sufrió el proceso de despoblación, quedando totalmente deshabitada a finales de los años sesenta. Los continuos problemas de abastecimiento de agua, los inclementes inviernos y la escasa comunicación, hicieron que sus gentes emigrasen en busca de un lugar mejor en el que pasar sus días. Mientras, en las grandes ciudades comenzaban a emerger grupos de hippies, una comunidad que, años más tarde, rescataría a este pequeño pueblo berciano del olvido.

Daniel Martín, uno de los vecinos de Matavenero, en la cafetería del pueblo. Fotografía: ical.

A finales de los 80, y tras la celebración de dos encuentros internacionales del Rainbow Family en la Montaña Leonesa, un grupo de hippies de diferentes nacionalidades deciden volver a dar vida a Matavenero y convertirlo en una ecoaldea, en un espacio sostenible, autosuficiente y respetuoso con el medio ambiente. Y desde entonces, este pequeño reducto hippie anclado en El Bierzo se ha convertido en un peregrinar de curiosos que se acercan para contemplar su particular modo de vida, donde no existen los coches, ni la televisión; donde el agua potable llega a través de los arroyos de la montaña; donde la luz se genera únicamente con placas solares o donde la comida procede de lo que se produce en los ecohuertos.

«El agua potable llega a través de los arroyos de la montaña y la luz sólo a través de placas solares»

Quizá más conocida en el panorama internacional que en el nacional, en Matavenero viven en la actualidad en torno a 70 personas llegadas de diferentes partes del mundo: Austria, Polonia, Dinamarca, Brasil, Alemania, Francia… aunque también hay algún español. Para acceder a la ecoaldea hay que hacerlo andado, unos kilómetros antes de llegar a esta localidad se acaba el asfalto y comienza la verdadera integración con la naturaleza. El transporte de mercancías se ha realizado siempre con un caballo, un burro, empujando carretillas o a la espalda, aunque un pequeño teleférico instalado en lo más alto del pueblo les permite, en la actualidad, trasladar cualquier tipo de mercancías de manera más cómoda y rápida.

Varios habitantes de Matavenero (León) conversan con dos ciclistas a su paso por el pueblo. Fotografía: Ical.

Todo el mundo es bienvenido a este lugar, como proclaman sus habitantes, siempre que lo hagan con respeto y siendo conscientes de que en Matavenero, el modo de vida es diferente. Aquí reina la cooperación, la solidaridad y la reciprocidad. Todos realizan labores comunitarias, todos ayudan a todos. Todo se comparte. La aldea cuenta con estancias comunes en las que sus habitantes hacen vida como la cocina que dispone de un amplio comedor y un horno de leña donde se elabora el pan diario y dulces; y un colorido Domo Geodésico que sirve de sala polivalente y en el que se imparten talleres de meditación y yoga, aunque el visitante puede proponer su propio taller. En verano suelen darse cursos para aprender a hacer pan, construir tu propia casa de madera o tener tu propio huerto ecológico.  

«El pequeño enclave se ha convertido en sus 30 años en la localidad con mayor tasa de natalidad de la provincia de León»

Además de paz, en Matavenero se respira vida, puesto que de los setenta habitantes que residen en el pueblo, 16 son niños y estudian en la escuela de la aldea que también cuenta con biblioteca. En sus poco más de 30 años de existencia, este pequeño enclave se ha convertido en la localidad con la mayor tasa de natalidad de la provincia de León con más de treinta nacimientos en este tiempo.

Tareas de rehabilitación que llevan a cabo los habitantes de la ecoaldea. Fotografía: Ical.

Si estás pensando en pasar unos días aquí, has de saber que cuentan con un pequeño albergue donde puedes hospedarte a cambio de un donativo o lo que puedas entregar. También existe una zona habilitada para instalar tiendas de campaña y una pequeña cantina en la que tomar una infusión de hierbas o una crema de tahini a base de semillas de sésamo y miel.

Cómo llegar:

Matavenero está ubicado en un apartado valle en el municipio de Torre del Bierzo, en la comarca de El Bierzo, provincia de León, y a 125 km de la capital leonesa. Se puede acceder a la aldea caminando a través de un sendero desde San Facundo (aproximadamente 5 kilómetros), o bien en coche por la pista forestal desde el Alto de El Redondal o desde Focebadón.

María Jesús Melgar

Por María Jesús Melgar

viajarymuchomas.com