Turistas asiáticos en Madrid

Castilla y León, Galicia, Murcia y Asturias ya rondan niveles pre-pandemia en cuanto a apartamentos turísticos se refiere

La sostenibilidad no sólo debe ser medioambiental y social, sino económica, para dinamizar las economías locales y regionales, siendo clave resolver la  desestacionalización

La mitad de las estancias de turismo de ocio se producen en los cuatro meses de la temporada alta, entre junio y septiembre.

El turismo nacional puede volver a salvar la temporada: 3 de cada 4 españoles declara su intención de viajar si se normaliza por fin la situación sanitaria, volviendo a ser España el destino preferido por la gran mayoría

La firma de consultoría y servicios profesionales Braintrust, líder en la industria turística, y especializada también en el sector hotelero, ha emitido nuevas conclusiones sobre la estacionalidad del modelo turístico, su impacto en el alojamiento, y las soluciones a dicho problema, gracias a una nueva oleada de su Barómetro Turístico. 

La firma remarca que la nueva reforma laboral no tendrá efecto en la industria turística, hasta que la desestacionalización sea una realidad en nuestro país, dados los picos que la actividad sufre ante la falta de estrategias de segmentación de la demanda,  la escasa innovación en las propuestas de valor, y la carencia de planes estratégicos a corto, medio y largo plazo.

Así, en un año representativo como 2019, Braintrust recuerda la concentración del alojamiento en los meses de mayo a septiembre, frente al bajo movimiento fuera de dicho período, lo que supone una inmensa dificultad para la sostenibilidad económica del modelo, y con ello para una empleabilidad continuada.

La sostenibilidad económica debe acompañar al concepto medioambiental para tener un modelo rentable y equilibrado

Braintrust, que ayuda al sector turístico en sus estrategias de sostenibilidad, y autora de parte de los PSTD (Planes de Sostenibilidad Turística) que se están realizando en España, revela que la sostenibilidad medioambiental está copando el interés de la mayoría de las empresas con un 75% de opiniones favorables. Pero, en cambio, la sostenibilidad económica se encuentra muy por debajo, siendo ésta la responsable de un modelo de valor rentable, que supone la dinamización de las economías locales, y de la empleabilidad, pudiendo en ese escenario de sostenibilidad económica ser un baluarte de la nueva reforma laboral, que de otra manera, se encontrará con grandes dificultades en una industria cuya actividad experimenta grandes picos y fomenta la discontinuidad de los contratos, aspecto clave que se quiere corregir desde las instituciones, y gobiernos.

Para José Manuel Brell, Socio responsable de la práctica de Estudios y Modelos Cuantitativos, y de la Industria de Turismo y Ocio en Braintrust: “Los tiempos de perseguir récord de turistas internacionales a cualquier precio han pasado a la historia. La pandemia deja unos nuevos comportamientos en los viajeros que habrá que observar con atención y actuar con rapidez desde el punto de vista de la oferta. Actualmente en la firma estamos trabajando para la industria, a través de la adaptación y personalización de su oferta, ya que saber combinar turistas nacionales e internacionales, a través de una buena segmentación construye un modelo económicamente más sostenible, no sólo para los destinos, sino para todos los actores de la cadena de valor turística”.

Como ejemplo de dicha sostenibilidad económica, y a través de un análisis de la recuperación por tipo de alojamiento, se observa que mientras algunas comunidades caen con fuerza en 2021 en comparación con 2019, otras comunidades se recuperan más rápidamente, y en concreto en apartamentos turísticos, Galicia, Murcia, Asturias o Castilla y León se sitúan muy cerca de los niveles de viajeros pre-pandemia. Y estos números reflejan muy bien la dependencia del turista internacional en algunas regiones como Baleares, Canarias, Cataluña o Madrid, dependencia que, en tiempos de crisis estrangula no sólo el modelo turístico sino también el económico en dichas regiones.

Volverán los viajeros internacionales, pero el turista nacional puede volver a salvar la temporada

Aunque volverán los viajeros internacionales, el turista nacional puede volver a salvar la temporada, y sobre todo desestacionalizar un modelo precario

En estos tiempos previsiblemente ya próximos al final de la pandemia tal como la entendemos, el interés y la intención de viajar por ocio se está disparando llegando a niveles de casi 80% según el Barómetro Braintrust, ya que 3 de cada 4 españoles declara que si la situación se normaliza y desaparecen las restricciones, el viaje se convertirá en una de las prioridades personales en las familias, y su gasto en uno de los primeros del presupuesto familiar.

El turista nacional es el que más equilibrio le puede dar al modelo turístico, porque diversifica sus vacaciones a lo largo de todo el año, y elige destinos españoles para viajes de fin de semana o estancias cortas como los city breaks, Según el barómetro, este año casi un 75% de los españoles se quedará en España, incluso aunque se levanten las restricciones a nivel internacional. Este deseo se ve acentuado con la promoción tan intensiva que están haciendo los destinos de nuestro país desde la llegada de la pandemia, a sabiendas de que es más difícil atraer a un viajero extranjero y mucho más aún a un turista lejano, tan deseados éstos por las grandes urbes como Madrid o Barcelona, por su mayor poder adquisitivo y mayor valor medio por viaje.

Turistas en la ciudad de Salamanca en septiembre
Turistas en la Plaza Mayor de Salamanca, en una imagen captada el pasado verano.

El sector hotelero duda si los cambios producidos en la pandemia serán coyunturales o estructurales

José Ignacio Sánchez Butragueño, director de Hotelería y Ocio de Brainstrust, y gran experto de la industria, concluye que la hotelería se encuentra en un punto de inflexión del que debe salir reforzada, gracias a la definición de Planes Estratégicos a corto, medio y largo plazo, que sean capaces de afrontar el gran reto del turismo en España, recuperar la demanda mientras se transforma la industria. Para Sánchez Butragueño, los datos de 2021 no son del todo representativos pero sí muestran unas tendencias direccionalmente válidas y de las que se sacan conclusiones interesantes. Los hoteleros no podemos quedarnos sentados, esperando que todo vuelva a ser como antes, es la hora de diversificar y adaptar la oferta de hoteles y marcas, de redefinir la propuesta de valor, y maximizar la rentabilidad a través de un mix óptimo de segmentos y canales, de estrategias de pricing que capturen todo el potencial, y de la generación de nuevas fuentes de ingresos.

El experto manifiesta que las claves son la innovación, la sostenibilidad – económica, social, medioambiental y territorial- y un enfoque de rentabilidad a través de un mayor ADR (precio medio) para diseñar una nueva era, que permita de nuevo a España liderar el turismo en el futuro, claves en las que Braintrust está trabajando para toda la industria y todos sus clientes, los actores de la cadena de valor turística al completo, concluye en un comunicado remitido a VYMM (VIajar y Mucho Más).

viajarymuchomas.com