La Habana se prepara para recibir turistas a partir del 15 de noviembre

Alrededor de un centenar de hoteles de origen español hay distribuidos por toda la isla caribeña

Cuba ha solicitado a los hoteleros españoles asentados en la isla su ayuda para el abastecimiento de material médico, especialmente jeringuillas para poder proseguir con el programa de vacunación. Ante las protestas, también ha decidido facilitar el reparto de alimentos y medicinas y mejorar el servicio eléctrico. La petición, según informa Última Hora, se habría hecho de forma extraoficial a través de las entidades mixtas cubanas, las cuales ayudan a los hoteleros hacer las inversiones para poder radicarse en terrenos del Estado caribeño.

“No hay dinero para comprar jeringas y la única opción que le ha quedado a La Habana es pedir, una vez más, ayuda económica a las empresas hoteleras mallorquinas y de otros inversores extranjeros. Es una situación que se viene repitiendo en los dos últimos años, principalmente como efecto directo del bloqueo económico impuesto por Washington, tanto con la administración Trump como con la Biden. El objetivo es lograr vacunar a toda la población y evitar la expansión de la pandemia en el país”, señalaron representantes del sector turístico que opera en Cuba.

Trinidad, una de las localidades turísticas más importantes de Cuba
Calle de Trinidad, Cuba.

Las cadenas españolas tienen en total 100 hoteles ubicados en terrenos de propiedad de las empresas militares Gaviota, Gran Caribe y Cubanacan, de los cuales son de Meliá, Iberostar, Valentín, Blau y Be Live. Sin embargo, de estos 100 hoteles, el 90% han cerrado por falta de huéspedes a causa de la pandemia, las medidas sanitarias que se han impuesto en la isla pero a esto se suman las protestas de sus habitantes por el desabastecimiento y el encarecimiento de los productos de la canasta con una inflación de hasta un 400%.

Estas revueltas de los cubanos, según aerolíneas, touroperadores y hoteleros, tiene efectos inmediatos en la promoción turística de Cuba, mientras otros destinos del Caribe se están beneficiando de la crisis por la que atraviesa la isla.

Sin embargo, el Gobierno cubano para calmar los ánimos, ha anunciado una serie de medidas, como la libre importación de alimentos y medicinas hasta el 31 de diciembre, cuando considerarán si siguen permitiéndolo.

Las autoridades convinieron “autorizar excepcionalmente y con carácter temporal, la importación por la vía del pasajero, es decir del equipaje acompañante en el viaje, los alimentos, aseos y medicamentos sin límite de valor de importación y libre de pago de aranceles”, ha señalado el primer ministro, Manuel Marrero, en la televisión cubana.

viajarymuchomas.com