La Habana se prepara para recibir turistas a partir del 15 de noviembre

Prevé para esa fecha tener al 90% de su población (11,2 millones de habitantes) con la pauta de tres dosis de vacuna

La fecha del 15 de noviembre de 2021 está marcada en color rojo en el calendario cubano. Ese día se levantarán las medidas de acceso turístico al país y el sector está ávido y preparado para ello.

El país caribeño ya ha arrancado los preparativos para la recuperación turística y tiene listos los protocolos que se seguirán con los viajeros. Lo prioritario es su estrategia de vacunación, ya que para esa fecha prevé que más del 90% de sus 11,2 millones de habitantes hayan recibido la pauta de tres dosis de vacunas contra la Covid-19 desarrolladas por instituciones científicas de la isla. En la actualidad, Cuba es, además, el país latinoamericano con la mayor tasa general de vacunación contra el coronavirus, con más de un 80% de ciudadanos con al menos una dosis, mientras que un 56,7% ha recibido la pauta completa. “No solo se ha tomado la decisión de vacunar a toda la población, sino que somos el país que está vacunando a un ritmo mucho más rápido. Se están administrando entre 150.000 y 200.000 dosis diarias», explica el ministro de Turismo, Juan Carlos García Granda.

Si bien Uruguay y Chile lideran la carrera si se analiza el porcentaje de población totalmente inmunizada, que se sitúa en alrededor del 74% en ambos países, según datos de Statista, Cuba contabiliza más de 9,5 millones de personas ya han recibido al menos una dosis, el 85%, según datos de la Agencia Cubana de Noticias. Este avance lo convierte en el país latinoamericano con la tasa general más avanzada de inmunización, apunta Statista.

Cuba es uno de los pocos países del mundo que ha creado su propia vacuna y el primero latinoamericano en desarrollarla íntegramente en su territorio. Y no solo una: se han desarrollado hasta cinco fórmulas, de las cuales tres – Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus- ya cuentan con la autorización de uso de emergencia en el país. Mientras, continúan en proceso de pruebas las candidatas Soberana 01 y Mambisa.

De este modo, más de ocho de cada diez ciudadanos ya ha recibido al menos una dosis de sus vacunas Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus. Asimismo, a principios de septiembre, Cuba comenzó a inocular a niños a partir de los dos años contra la COVID-19, lo que lo convirtió en el primer país del mundo en extender la campaña de vacunación a la infancia, recuerda Statista.

Para mediados de noviembre, cuando esperan iniciar su reapertura al turismo, las autoridades cubanas prevén haber inmunizado con las tres dosis de la pauta el 92,6% de los 11,2 millones de habitantes que viven en la isla -incluida la población de edades entre 2 y 18 años-.

Mejora de la incidencia

El avance de la vacunación se está traduciendo en una leve mejora de los datos sanitarios. Desde agosto el país sufre el peor brote de contagios con una tasa de pacientes confirmados en los últimos 14 días por 100.000 habitantes de entre 900 y 1.000, si bien en los últimos días esa incidencia acumulada ha bajado a por encima de los 700 casos.

También se ha pasado de cifras de cerca de 7.000 casos diarios, casi 90.000 pacientes ingresados en hospitales o centros de aislamiento y 70 fallecidos de media hace semanas a los 3.596 casos registrados, 50.581 ingresados y 40 fallecidos de media, según datos del Ministerio de Salud.

De cara a la reapertura, el primer ministro del país, Manuel Marrero Cruz, y miembros de su Gobierno se han reunido estos días con empresas del sector turístico, a quienes se ha informado detalladamente de cómo se preparan los diversos actores económicos durante el proceso de desescalada.

“Es una acción que incrementa la confianza en la recuperación que ha iniciado y reafirma el rol primordial que el turismo ha mantenido históricamente en el país”, afirma Francisco Camps, representante general de Meliá Hotels International en Cuba.

Asimismo, se debatió sobre las mejoras en la infraestructura turística del destino, los proyectos para los próximos meses, la marcha de la vacunación y los protocolos para la entrada en el país a partir del 15 de noviembre.

Grupo de música en un restaurante de La Habana.

Junto a la vacunación, la gran baza de Cuba, ¿qué otras medidas está implementando el país de cara a la reactivación del turismo? Al igual que otros destinos de la zona en Cuba se ha priorizado la inmunización de los trabajadores turísticos.

“Desde el primer momento hubo una vacunación en toda Matanzas y para todos los trabajadores de los cayos. También se beneficiaron de la vacunación en La Habana, y no solo los trabajadores vinculados a instalaciones hoteleras, sino los del aeropuerto, la aduana, transportistas, todo el que participa en la cadena de valor de la actividad turística en el país”, explicaba su ministro de Turismo, Juan Carlos García Granda, en una mesa redonda en la que se abordaba la apertura de fronteras

Asimismo, si bien a partir del día 15 de noviembre se flexibilizan los protocolos de entrada al país, los implementados en el sector turístico se refuerzan, lo cual, junto al avance de la vacunación masiva en el territorio nacional, «debe garantizar el control de la pandemia», explicaba en ese mismo acto la directora general de Operaciones y Calidad del Turismo, María del Pilar Macías Rutes.

Certificación de los hoteles

Así, los hoteles deben estar certificados siguiendo normas estrictas de seguridad, dentro del programa de turismo más higiénico y seguro (T+HS), «que tiene como objetivo cumplir con los nuevos estándares debido a la COVID-19», detallaba Macías Rutes.

Hasta la fecha se han otorgado 2.259 certificados de T+HS, 563 a instalaciones del sector no estatal, precisó Macías Rutes, que apuntó que antes del 15 de noviembre se comprobará este proceso, que incluye a aquellos establecimientos que se han mantenido cerrado durante este tiempo de pandemia

Entre los protocolos a cumplir se encuentran el uso de medios de protección (mascarillas y guantes), separación con medios físicos como mamparas, desinfección para manos y superficies y el uso del uniforme solo en las instalaciones hoteleras.

Además, incluyen el distanciamiento físico con ayuda de la señalización en las zonas comunes, el uso de áreas abiertas para realizar las actividades de animación y la disminución de la capacidad de los restaurantes.

Nuevos protocolos de entrada

En estos momentos, la isla exige a los viajeros la presentación de una PCR negativa, realizada como máximo 72 horas antes de la llegada, a la que agrega otra prueba a la llegada al país. Además, todos los que arriban, tanto extranjeros como cubanos residentes o no, están obligados a realizar una cuarentena de una semana. Todos estos requisitos cambiarán a partir del 15 de noviembre.

A partir de esta fecha, los viajeros vacunados podrán ingresar en la isla sin resultados de PCR previa, solo necesitarán mostrar el certificado o documento que lo acredite, mientras que las personas no inmunizadas deberán presentar el resultado negativo de un test PCR con fecha máxima de 72 horas antes de su llegada.

Según Macías Rutes, los protocolos estarán centrados en la vigilancia de pacientes sintomáticos y la toma de temperatura en los puntos de entrada y además se realizarán pruebas diagnósticas de manera aleatoria

En el caso de que un cliente resulte positivo, los protocolos definen que se trasladará a un hotel-hospital, una instalación turística habilitada por los ministerios de Turismo y Salud para el aislamiento y la atención médica.

Apertura el 15 de noviembre

¿Por qué se decide la fecha del 15 de noviembre para la apertura? El ministro explicaba las razones en ese mismo acto. “El turismo necesita con tiempo de antelación comunicar en qué periodo se va a comenzar la actividad turística. Las líneas aéreas requieren de concertación de contratos, planeamientos, permisos y mucha logística», señalaba.

Asimismo, recordaba que el turismo es un sector estratégico y así está definido en el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hacia 2030, por el peso en las exportaciones del país y por su papel dinamizador hacia el resto de los sectores de la economía.

A ello se suma que más del 75% de las compras del sector son a industrias nacionales, resultado de la sustitución de importaciones desde casi el inicio del desarrollo del turismo. “Esto requiere que las industrias se preparen hacia noviembre, no solo para concertar contratos. Y eso, en 66 días, implica un gran esfuerzo», apuntaba.

Baracoa, Cuba.

Igualmente, es clave la reactivación de miles de puestos de trabajo. “También ha sido afectada la fuerza laboral», recordaba el ministro, que ponía sobre la mesa datos al respecto: de los 111.033 trabajadores del sector, solo están trabajando 55.832, el 50,3%, mientras que 2.950 trabajan a distancia o en la modalidad de teletrabajo. «Se mantiene la actividad turística en tres destinos, tenemos trabajadores en centros que se han puesto al servicio del combate a la pandemia, en centros de aislamiento y en hoteles que se han convertido en hospitales pediátricos y para embarazadas en medio de este rebrote”, apuntaba.

“Hay que decir que la actividad no estatal constituye hoy una fortaleza del destino Cuba. A ellos también hay que informarlos con tiempo de antelación, para que rescaten su fuerza laboral”, puntualizaba, indica Hosteltur.

Según García Granda, del 82% de los trabajadores del sector turístico afectados, en la actividad hotelera, extrahotelera y agencias de viaje, a poco más de un año se ha logrado reubicar al 42% de los que interrumpieron la actividad.

Precisamente, las cifras de turistas de este año ponen de relieve la necesidad de la recuperación turística. Desde el 1 de enero hasta el 31 de agosto de 2021 ingresaron a Cuba 163.743 turistas internacionales. Esa cifra supone 2.960.000 visitantes menos que en igual periodo del 2019, año previo a la pandemia, y 824.000 menos que en el mismo periodo del 2020, según el ministerio. “Es bueno recordar que en 2019 cerramos la llegada de visitantes con 4,2 millones de visitantes», ha destacado García Granda.

viajarymuchomas.com