La asociación Hispania Nostra y la Fundación Banco Santander hacen públicos los premios de este año, que han recaído en actuaciones llevadas a cabo en Zaragoza, Mahón, Córdoba y Ronda

La asociación Hispania Nostra y la Fundación Banco Santander han premiado, un año más, las mejores prácticas llevadas a cabo en la conservación del patrimonio cultural y natural, unos galardones que tienen como finalidad reconocer la puesta en valor nuestra historia más tangible, aunque también la intangible.

Las actuaciones premiadas son la rehabilitación del Camino de Santiago francés a su paso por el entorno del embalse de Yesa, en Zaragoza; la reconstrucción del edificio hospitalario y los anexos de la Isla del Rey en el puerto de Mahón (Menorca) como centro cultural; y la creación de 7 paseos a pie para conocer la ciudad de Córdoba. Además, este año los organizadores han creado un premio extraordinario para poner en valor la gestión del patrimonio de la Real Maestranza de Caballería de Ronda, en Málaga.

1 Camino de Santiago en los entornos del embalse de Yesa

En esta edición, en la categoría de ‘Intervención en el territorio o en el paisaje’ el jurado ha concedido el premio a las actuaciones de rehabilitación llevadas a cabo en el Camino de Santiago francés a su paso por el entorno del embalse de Yesa, en Zaragoza.

Este proyecto se desarrolla en la localidad de Ruesta, al norte de la provincia zaragozana y atravesada por el Camino de Santiago francés. En 1960, la construcción del embalse de Yesa anegó las tierras de cultivo del valle, derivando en la marcha de los habitantes de la zona, dada la carencia de su principal medio de vida. El gran valor de este conjunto es el hecho de contar con un trazado histórico prácticamente inalterado, que hace de Ruesta un verdadero museo y donde han sido pocos los edificios que han desdibujado por completo su huella. Las labores realizadas no solo garantizan la recuperación de este conjunto, sino que además contribuyen a la mejora, seguridad y enriquecimiento de este tramo del Camino de Santiago francés.

En este caso, el jurado ha querido reconocer en primer lugar la clara vinculación de los conceptos de patrimonio, paisaje y, territorio que ejemplifica. Destaca también la recuperación de los edificios en una zona abandonada, la contribución al desarrollo económico de la zona, así como las grandes posibilidades de fomento del turismo cultural que ofrece el proyecto de aprovechar tanto el espacio concreto como el entorno y constituyendo un foco de atracción tanto por su propia relevancia, como por su vinculación al camino.

2 Anexos de la Isla del Rey en el puerto de Mahón

En la categoría de ‘Conservación del patrimonio como factor de desarrollo económico y social’, la distinción ha recaído en la rehabilitación y reconstrucción del edificio hospitalario y los anexos de la Isla del Rey en el puerto de Mahón, en Menorca, como centro cultural.

Este proyecto se desarrolla a partir del antiguo hospital naval británico de la Isla del Rey, construido en 1711 y convertido hoy en un importante espacio cultural. Se mantuvo en funcionamiento hasta 1964, año en que se abandonó la isla. Su estructura tiene forma de ‘U’, con tres alas dispuestas alrededor de un patio y destacan estancias como las salas de cirugía, rayos X y autopsias, con los equipos y el instrumental médico de la época; el laboratorio y la botica, con una extensa colección de plantas y pócimas medicinales; la capilla católica y el oratorio anglicano, o la biblioteca, con una imprenta de más de cien años que sigue funcionando.

Los trabajos de rehabilitación fueron iniciados en 2004 por un grupo de voluntarios, constituidos como Fundación Hospital de la Isla del Rey en 2005, que han llevado a cabo la recuperación de la torre, las cubiertas, fachadas, la capilla anglicana, los contrafuertes y otros elementos. Asimismo, en la actualidad se organizan numerosas iniciativas culturales como visitas guiadas, conferencias, exposiciones y conciertos.

El jurado ha destacado la importante labor de los voluntarios en la recuperación de un conjunto que estaba en riesgo de desaparición, el gran arraigo social que ha logrado este proyecto con la implicación de un amplio abanico de organizaciones, tanto del ámbito público como civil, así como la perseverancia del grupo de voluntarios y el aprovechamiento y uso que se ha dado a este conjunto con fines culturales.

3 Difusión del patrimonio cultural y natural de Córdoba

Y en la categoría de ‘Señalización y difusión para el patrimonio cultural y natural’, la Asociación Hispania Nostra y la Fundación Banco Santander han premiado la iniciativa ‘Andando Córdoba’, creada con el objetivo de mejorar la comprensión y experiencia en el casco histórico de la ciudad a través de siete paseos que, partiendo de las antiguas puertas de la muralla, confluyen en la Mezquita-Catedral (en la imagen principal, el Patio de los Naranjos de la Mezquita).

Teniendo en cuenta que normalmente, el visitante no suele alejarse del entorno de la Mezquita, aun siendo el centro histórico de Córdoba uno de los más grandes de Europa, se ha intentado poner de relieve un conjunto de zonas de interés de primer nivel con gran capacidad de atracción y distribuidas de manera uniforme. El proyecto también incluye el sistema de señalización, orientación e interpretación distribuido a lo largo de estas rutas, un plano-guía y un plano temático, así como una página web que recoge las distintas opciones de paseos, mapas, zonas y puntos de interés.

El jurado ha destacado la alta calidad del diseño, edición, presentación, y difusión de esta iniciativa que por una parte fomenta el turismo, siendo una herramienta muy útil que agiliza y facilita el acercamiento a monumentos y zonas históricas de gran valor pero no siempre los más visitados, pero que a la vez también constituye un gran servicio a los interesados en el patrimonio y la historia de una ciudad con tanto protagonismo como Córdoba.

4 Real Maestranza de Caballería de Ronda

Este año, y ante la relevancia de los proyectos presentados, el jurado ha decidido crear un premio extraordinario con el fin de señalar la singularidad de algunos proyectos en favor del patrimonio cultural que superan los habituales parámetros de las categorías existentes. El proyecto premiado ha sido la gestión del patrimonio de la Real Maestranza de Caballería de Ronda, una plaza de toros que se encamina a cumplir 450 años (fundada en 1573) y que lleva ya 23 años en un complejo proceso de rehabilitación, restauración, investigación y puesta en valor de una de las instituciones más importantes de nuestro país.

El proyecto reúne los trabajos de más de dos décadas, encaminados a la protección de un patrimonio singular, con especial atención tanto a los inmuebles, a los bienes muebles asociados y también a un riquísimo fondo documental, desde que en 1996 comenzó la reforma de la plaza de toros, y después el Museo de la Tauromaquia, la nueva biblioteca, la sala de investigación, la colección de armas antiguas, de Guarniciones de Orleans, el Salón de Grado, las infraestructuras relacionadas con el picadero y galería ecuestre, el patio de caballos y la sala de la Real Maestranza.

La amplitud, la extensión en el tiempo y la acumulación de los trabajos en favor del patrimonio de este proyecto cumplen con los más exigentes estándares de conservación y han permitido crear en torno a la Real Maestranza de Caballería un conjunto de alto valor cultural y patrimonial, asociado a sus actividades y colecciones. La institución ha logrado así renovar su presencia e influencia, dando un ejemplo incomparable de la concienciación y el esfuerzo del que es capaz la sociedad civil en el cuidado del patrimonio en su más amplia acepción.

viajarymuchomas.com