Villafranca del Bierzo recupera su Festa do Majo

La localidad leonesa rinde homenaje así a los valores agrarios, sociales, atropológicos y de respeto a la naturaleza

La localidad leonesa de Villafranca del Bierzo ha celebrado este primero de mayo su tradicional ‘Festa do Maio’, que, según los promotores, recupera “cierta normalidad”, aunque se desarrolla marcada por la pandemia, de forma que sus vecinos la viven como un celebración más “local” de lo habitual y evitando concentraciones. El pasado año, la celebración fue virtual como consecuencia de la Covid-19.
Ello no impide, informa Ical, que el recorrido de pequeñas comitivas, que este año concluyen su itinerario en lugares diversos y no de forma única en la Plaza Mayor como es costumbre, por calles cuyos balcones lucen flores y motivos vegetales y cuyos vecinos escuchan y comparten los cantos al Mayo que dedican los participantes en ese colorido y festivo desfile.

Los vecinos de Villafranca del Bierzo recorren las calles con cánticos acompañando al Maio humano, persona cubierta de ramajes. Fotografía: Ical.

¿En qué consiste la fiesta?

Se trata del único Maio Humano que existe en la actualidad en Castilla y León, pone de relieve la Diputación de León. De clara influencia gallega, por la proximidad del territorio, su afortunada recuperación ha supuesto una evidente revitalización para la enseñanza de valores agrarios, sociales, antropológicos y de respeto a la naturaleza.

Es fácil comprobar antiquísimas referencias a esta celebración, que desde la época del Neolítico han llegado hasta el siglo XXI. El culto a los espíritus arbóreos, residentes en los árboles, para rogar por la fertilidad de los humanos, animales y cosechas, se ejecutaba con el trasplante de las florestas al centro del poblado. Parece haber existido un respeto a la forma tradicional de celebrar Los Mayos en los distintos períodos históricos. Y, por otra parte, también parece confirmada la abundancia de poblaciones que tenían entre sus ritos la celebración de Los Mayos.

La variante establecida en el municipio de Villafranca del Bierzo, es el Maio Humano. Los caracteres humanos y vegetales se presentan mezclados. El Maio es un ser humano cubierto en su totalidad de ramajes, dependiendo la planta utilizada del lugar: paja, hinojo, brezo, etc. Los Maios recorren las calles de la villa, cantando las coplas tradicionales con la ayuda de gaitas y tambores. No faltan los juegos tradicionales. Los más viejos del lugar recuerdan la ininterrumpida celebración, que, no obstante, sufrió una crisis en los años 70 de la que pudo recuperarse.

No parece que existan dudas acerca del carácter ancestral de esta fiesta popular, común en muchos países europeos, y también en diferentes poblaciones leonesas, aunque con alguna disparidad. No es discutible ni la antigüedad, ni la marcada tradición popular. En cuanto a la originalidad, puede decirse que los Maios villafranquinos son únicos en la provincia y, aunque su motivación profunda es la misma que la de otros Mayos leoneses (“árbol mayo” y “mayo monigote” principalmente), su ritual de expresión es completamente distinto. 

viajarymuchomas.com