Por: Bruno L.

El río Duero atraviesa una de las comarcas vitivinícolas con más personalidad del país. La Ribera del Duero, locomotora de los vinos de Castilla y León y de España, puede presumir de ser una de las Denominaciones de Origen con más peso en el país. No en vano se encuentra en el corazón del gran corredor del Duero.

La calidad de los vinos de esta comarca que abraza cuatro provincias -Soria, Burgos, Segovia y Valladolid- se une a los numerosos atractivos turísticos, riqueza artística y cultural de cada uno de los pueblos a los que ampara. Las principales localidades por las que pasa esta atractiva ruta son San Esteban de Gormaz, en Soria, las villas burgalesas de Aranda de Duero y Roa, así como Peñafiel, en Valladolid, símbolo de los vinos de la Ribera del Duero.

La Ruta del Vino Ribera del Duero ofrece al visitante pueblos con encanto, en los que puedes encontrar, monumentos, castillos, torreones, claustros, plazas con rollo, conventos de clausura, monasterios, templos, museos y palacios. Construcciones del románico, el gótico o el

medievo llenarán de espectaculares instantáneas y recuerdos imborrables la memoria del visitante. Se extiende por una franja de 115 kilómetros de este a oeste y apenas 35 de norte a sur y cuenta con más de 21.000 hectáreas de viñedo y 56 bodegas, alojamientos, restaurantes y museos.

Ruta del Vino Ribera del Duero