La más pequeña de las islas del Golfo de Nápoles ha sido elegida como Capital Cultural Italiana 2022

Procida, L’isola che non isola, es una pequeña y tranquila isla del Mediterráneo que ha sido elegida como Capital Cultural Italiana para 2022. ¿Su nombre?: Procida. ¿Su lema?: “La isla que no aísla”. Con apenas 4 kilómetros cuadrados de extensión, es la isla más pequeña del Golfo de Nápoles. Cuenta con una costa muy accidentada de 16 kilómetros y una población actual de 10.300 procidani.

Costa de Procida.

Capital Cultural Italiana

Ancona, Bari, Cerveteri (Roma), L’Aquila, Pieve di Soligo (Treviso), Taranto, Trapani, Verbania y Volterra (Pisa), fueron otros territorios postulantes para recibir el premio, pero, finalmente, Procida resultó vencedora.

Este reconocimiento se remonta al año 2015, cuando Ravena, Cagliari, Lecce, Perugia y Siena inauguraron la capitalidad. En 2016, se eligió Mantua; en 2017, Pistoia; en 2018, Palermo, y en 2020-2021 Parma, cuyo mandato se ha extendido por la emergencia sanitaria de la Covid-19. En 2019, el puesto quedó vacante, porque se había elegido Matera como Capital Europea de la Cultura.

Pero, ¿en qué consiste este premio de Capital de la Cultura Italiana? El Ministerio de Patrimonio y Actividades culturales y Turismo de Italia designa a una ciudad cada año mediante una comisión de siete expertos que a su vez son nombrados por el ministerio. La ciudad elegida tiene la oportunidad de mostrar su vida y costumbres, así como su desarrollo cultural. Procida se ha llevado además un millón de euros.

Su programa cultural contará con 44 proyectos culturales, 330 días de programación, 240 artistas, 40 obras originales y 8 espacios culturales regenerados.

Procida: origen y gastronomía

La isla volcánica de Procida fue elegida y poblada por colonos micénicos para, probablemente, fabricar metales desde el siglo XVI a. C.

Lo que más destaca de esta isla es el desarrollo de la marinería a lo largo del tiempo. Cabe mencionar el Instituto Náutico, uno de los más antiguos de Italia. Además, su Marina era, en 1885, la cuarta de Italia en cantidad numérica de barcos. Hoy en día continúa la tradición marinera y pesquera.

Barco pesquero junto a la costa de Procida.

En cuanto a ritos y tradiciones destaca la hermosa Procesión de los Misterios el Viernes Santo, con el «Cristo muerto», obra de Carmine Lantricene.

Procesión de los Misterios, en una imagen de archivo.

En cuanto a gastronomía podemos destacar dos tipos de productos: los de tierra y los de mar. Así destaca el conejo, las berenjenas y los limones. Y cuando el escenario actual de pandemia por el coronavirus pase, no dejéis de probar el conejo al vino tinto que se sirve como un segundo plato y la guarnición de berenjena alla parmigiana.

Los limones son más grandes y más dulces.

El limón es el rey en la cocina de Procida. Destaca por su gran tamaño y su sabor dulce y con él se preparan platos como la ensalada de limón, a la que añaden ajo, aceite, guindilla y menta y que sirven con pescado. O postres como las ‘lingue di suocera’ (lenguas de suegra) que se rellenan de crema de limón. La producción del licor de limoncello es importante y de usa para elaborar el ‘babà al limoncello’.

En cuanto a los productos del mar, destaca el pescado y el marisco fresco y de calidad. Con ellos se elaboran la ‘pescatora pover’, pasta servida con pimientos verdes fritos y anchoas o el ‘cannocchie‘ (gambas mantis) que se preparan con salsa de tomate, ajo, aceite y guindilla.

El Falanghina y el Aglianico son los vinos más famosos, de sabor suave, que combinan muy bien con la comida típica del lugar.

Literatura y cine

Procida también es escenario de novelas y de películas. Así se puede destacar obras como la novela ‘Graziella’ (1852) del escritor francés Alphonse Lamartine, la novela ‘L’isola di Arturo’ (1957), de Elsa Morante, ganadora del Premio Strega.

La película ‘Detenuto in attesa di giudizio’ (1971), dirigida por Nanni Loy, fue rodada en parte de la cárcel de Procida, con Alberto Sordi; la película ‘Il Postino’ ( 1994), dirigida por Michael Radford, con Massimo Troisi o la película ‘El talento de Mr. Ripley’ (1999), dirigida por Anthony Minghella y rodada en parte de Procida.

En cuanto a las exposiciones y festivales destaca el festival de cine ‘Procida Film Festival’, el Premio Elsa Morante, el festival ‘Procida Racconta’ y el festival ‘Maretica‘.

¿Cómo ver y qué ver en Procida?

Procida es en verano (un verano normal) una isla muy turística debido al atractivo de sus casas coloreadas con llamativos y luminosos colores: rosas, amarillos, naranjas, rojos y azules. Se puede visitar desde Nápoles o Sorreto y hacerlo en barco (si se visita durante un día); o andando, si se dispone de más tiempo para recorrer sus calles.

En cuanto a qué ver, podemos distinguir cinco áreas:

  1. Marina Grande: es la zona del puerto principal. Es el lugar donde atracan ferries y aerodeslizadores desde el continente o desde Ischia. Es el punto clave de la isla, donde destacan las casas mencionadas antes y el Palazzo Montefusco, con su cornisa almenada del siglo XII. Destaca también la Vía Roma, donde destacan los restaurantes las tiendas, las boutiques y los edificios religiosos e históricos. La Iglesia de la Piedad con su campanario barroco y el crucifijo de madera de 1845, en la Piazza Sancio Cattolico, es algo que no deberíamos perdernos.
Puerto principal de Procida.
  • Marina Chiaiolella: es el punto más occidental de la isla. Parece el más lejano desde el puerto porque sus calles son estrechas y sinuosas. Existe un puerto de pequeñas dimensiones conectado a una playa de arena gris volcánica, Lido di Procida. Destacan en este lugar los acantilados donde hay increíbles panorámicas.
  • Terra Murata y Palazzo D’Avalos: Terra Murata es el núcleo turístico e histórico de la isla. Se ubica en el centro a 100 metros sobre el nivel del mar, destacando el Palazzo D’Avalos de tipo renacentista, antigua prisión y desde el año 2013 patrimonio municipal. Se puede visitar también la Abadía de San Michele Arcangelo dedicada al santo patrono de la isla.
Imagen de Terra Muratta.
Palazzo D’Avalos.
  • Pueblo de Corricella: es el pueblo más antiguo de Procida. Hoy en día es peatonal y se puede recorrer admirando las casas coloridas de los pescadores con el típico vefi, los balcones cubiertos por arcos de origen árabe y sus techos abovedados (utilizados para la recolección de agua). Como está construido en terrazas habrá que subir y bajar escalones, pero merece la pena su tranquilidad.
  • Playas en Procida: hay muchas playas, bahías y ensenadas en Procida. La Lingua y la de la Silurenza playas de arena donde hay bares y restaurantes; las de  Ciraccio y Chiaiolella, al oeste, con arena oscura, bahías protegidas y aguas cristalinas; la playa de Old Pozzo, conocida por algunas escenas de la película «Il Postino» o la playa de Chiaia, en el este, frente a Ischia, la isla más grande de Nápoles.

Si quieres saber más sobre la capitalidad cultural de Procida pincha aquí

Carmen Alameda

Por Carmen Alameda

viajarymuchomas.com