Las 7 mejores ciudades aptas para sillas de ruedas

Seattle

Si hablamos de viajar con sillas de ruedas, no todos los destinos son iguales. Muchas ciudades han hecho, o lo están haciendo, un esfuerzo en materia de accesibilidad: rebaje de aceras y adoquines, rampas de acceso, eliminación de barreras arquitectónicas, baños adaptados…  Pero, sin duda, aún queda mucho por hacer. La plataforma Booking.com ha hecho una selección de las 7 ciudades más accesibles para viajar con sillas de ruedas.

Barcelona, ​​España

Barcelona una de las ciudades más accesibles de Europa. Todos sus autobuses, la mayoría de las estaciones de metro y buena parte de las calles están adaptadas para sillas de ruedas: en Ciutat Vella, el centro histórico, el pavimento está acondicionado, hay zonas peatonales y arboladas, y no hay adoquines. La mayoría de los sitios de interés, como la Sagrada Familia, el Park Güell y la Pedrera (o Casa Milà), tienen acceso para personas con movilidad reducida. En la Sagrada Familia, además, los usuarios de sillas de ruedas tienen entrada gratis. Pero quizá lo más destacable es lo que han hecho en las playas de la ciudad: hay un paseo accesible para sillas de ruedas y pasarelas hasta el agua, vestuarios adaptados y un servicio de baño asistido gratuito durante los meses de verano.

La Ciudad Condal es una de las ciudades con el mejor pavimento acondicionado para la accesibilidad.

Seattle, Estados Unidos

Seattle (en la imagen principal) tiene alguna que otra cuesta, pero mucha gente la considera la ciudad más accesible de Norteamérica. Todo, desde taxis y autobuses hasta ferris y el servicio de enlace con el aeropuerto, está adaptado para sillas de ruedas. Hay rampas, ascensores y un tren ligero bastante reciente diseñado teniendo en cuenta las necesidades de las personas con movilidad reducida. Pero en Seattle, la Ciudad Esmeralda, la adaptabilidad no acaba en el transporte: la mayoría de sus principales lugares de interés son totalmente accesibles. Por eso, no tendrás ningún problema para subir al Space Needle (la emblemática torre desde donde se ve toda la ciudad) o para dar un paseo en barca por las islas y las vías fluviales de Puget Sound (una entrada al océano y uno de los lugares más impresionantes del noroeste del Pacífico para avistar ballenas). Incluso en las zonas naturales de los alrededores hay pasarelas y plataformas de observación. También vale mucho la pena acercarse a lugares como el mercado Pike Place, frente al océano, y la Great Wheel de Seattle, de casi 54 metros de altura.

Londres, Reino Unido


Londres, ciudad con una arquitectura centenaria, sorprende por lo accesible que es. El metro es la línea férrea subterránea más antigua del mundo, pero una cuarta parte de las estaciones tienen bocas sin escalones. Además, puedes planificar tu ruta sin barreras con antelación en la web de TfL (Transport for London). Todos los autobuses y taxis negros son accesibles para sillas de ruedas, así que puedes subirte en cualquiera sin ayuda. Por otra parte, la gran mayoría de los lugares de interés tiene rampas y entrada para sillas de ruedas. Es más, el gobierno está trabajando en nuevas leyes de accesibilidad para que todas las atracciones turísticas y lugares de interés tengan accesos adecuados para sillas de ruedas.

Sídney, Australia

A simple vista, Sídney puede parecer inaccesible: una ciudad en expansión donde las principales atracciones son la Ópera de Sídney, con sus grandes escalones, y las olas de Bondi Beach, que rompen con bastante fuerza. Pero nada más lejos de la realidad. Sídney es uno de los mejores destinos del mundo para personas con movilidad reducida. Los trenes, autobuses y tranvías no tienen barreras, así que la experiencia de viajar en silla de ruedas no es nada estresante. En la web de WheelEasy, una organización con sede en Sídney, hay un listado de lugares de interés en los que se especifica su grado de accesibilidad. Y la mayoría son accesibles, desde museos y galerías hasta sitios como el Puente de la Bahía de Sídney (donde recientemente se han instalado ascensores). Incluso en Bondi hay sillas de ruedas de playa para alquilar durante el día por si no tienes una, y se está a punto de inaugurar una nueva rampa construida para mejorar el acceso en el extremo norte de la playa.

La experiencia en Sídney no es nada estresante para viajar con silla de ruedas.

Berlín, Alemania


Con sus calles anchas, llanas y bien pavimentadas, y con un transporte público accesible, la capital de Alemania se puede visitar perfectamente en silla de ruedas. Casi todos los lugares de interés de Berlín son extremadamente accesibles: desde la Isla de los Museos, donde se concentran las instituciones culturales de la ciudad, hasta el Reichstag, donde las personas que van en silla de ruedas pueden disfrutar de vistas de 360 ​​grados de Berlín desde la cúpula y la terraza de la azotea gracias a una rampa interna en espiral (con puntos de descanso para sillas de ruedas manuales). También hay mucha oferta de hoteles accesibles, con cientos de alojamientos modernos equipados con rampas, ascensores y duchas adaptadas.

Singapur, Singapur

Singapur va a la cabeza si hablamos de paisajes urbanos accesibles. Es conocida por su modernidad y por estar impecablemente limpia, con calles y pavimentos bien mantenidos, bordillos llanos y superficies lisas en todas partes. Casi todos los lugares de interés son accesibles, incluido el teleférico de Singapur que va del puerto hasta la isla de Sentosa. Los Jardines de la Bahía (o Gardens by the Bay), que parecen salidos de “Avatar”, son un oasis ecológico. Este lugar está en el centro de la ciudad y es conocido por sus “supertrees”, unos árboles artificiales alimentados por paneles solares que absorben y redistribuyen el calor, y en los que se recolecta y filtra el agua de la lluvia. Es fácil moverse por Singapur en silla de ruedas gracias a su eficiente sistema de transporte ferroviario (MRT), que es totalmente accesible, sin barreras, cómodo y fácil de usar. Hay taxis adaptados para sillas de ruedas, pero teniendo un sistema de transporte público tan brillante en toda la ciudad, es probable que no tengas necesidad de parar ninguno.

Singapur es una ciudad moderna y adaptada a desplazamientos en sillas de ruedas.

Viena, Austria


Aunque el centro histórico de Viena es Patrimonio Mundial de la UNESCO y está lleno de palacios barrocos y de edificios clásicos, es bastante accesible y moderno. La mayoría de los adoquines de la zona se han rebajado o reemplazado para que las calles sean más llanas, y los bordillos son normales. La red de tranvía, autobús y metro es impresionantemente accesible (el 95% de las estaciones de U-Bahn y S-Bahn lo son al 100%), al igual que los museos, galerías y otras atracciones de la ciudad. No te vayas sin ver las obras maestras de Gustav Klimt en el Palacio y Museo Belvedere, ni los palacios de Schönbrunn y Hofburg.

viajarymuchomas.com