Para conocer más a fondo esta crucífera, la revista Alimentaria se ha puesto en contacto con blog Huerta del Corneja, un blog dedicado al cultivo tradicional, en zona de montaña, de diversas frutas y hortalizas. La lombarda se trata de un alimento robusto y barato que está disponible durante todo el año en el mercado. Sin embargo, la temporada ideal para consumir estas coles, cultivadas al aire libre, es el otoño y el invierno. «Nosotros las preferimos en invierno después de haber soportado algunas heladas, pues hacen que muestren todo su esplendor culinario», comentan desde el blog.

Valor nutricional de la lombarda

«Es uno de los vegetales más nutritivos y con mejor sabor de los que cultivamos en la huerta», explican. Tiene pocas calorías, muy bajo contenido en hidratos de carbono y alto en agua. Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), las lombardas son ricas en fibra, vitamina C, en minerales (potasio, calcio, fósforo, selenio y azufre) y en compuestos bioactivos. La vitamina C se pierde con la cocción y también al permanecer durante mucho tiempo cortada, por lo que no es aconsejable comprar lombarda precortada. También es importante su contenido en fibra (soluble e insoluble), lo que favorece el tránsito intestinal y ayuda a combatir el estreñimiento, además de contribuir a la prevención de diversas enfermedades.

UN PUESTO DE FRUTAS Y VERDURAS EN EL MERCADO CENTRAL DE CIUDAD DE MÉXICO.



Los bioactivos que contienen, entre ellos los glucosinolatos, son compuestos de nitrógeno azufrado que al hidrolizarse forman isotiocianatos de los que hay numerosos estudios publicados, destacando sus efectos preventivos de ciertos tipos de cáncer (vejiga, de mama, de colon y de próstata) y otros tumores relacionados con el tracto gastrointestinal.

Cómo cocinarla para mantener sus propiedades

También contienen compuestos fenólicos como las antocianinas, con efectos bioactivos, antioxidantes y antiinflamatorios. Las antocianinas son pigmentos de las plantas que le dan su color azul, púrpura o rojo. Este nombre se lo dio su descubridor para describir el pigmento azul de la lombarda.

Otro compuesto bioactivo interesante presente en las lombardas es el selenio, cuyo aporte en la dieta es necesario para el buen desarrollo de los procesos de fertilidad. No obstante, debemos tener en cuenta, como indican desde el MAPA, que en determinadas personas predispuestas, los compuestos bociógenos que contienen pueden producir inflamación de la glándula tiroides, impidiendo la asimilación del yodo.

Viajarymuchomas.com