La ciudad británica sorprende con un paisaje urbano plagado de arterias fluviales y su diversidad étnica y cultural

La ciudad de Birmingham está situada en el condado de West Midlands de Inglaterra y actualmente es la segunda ciudad más poblada del Reino Unido, por detrás de Londres, con una población de algo más de un millón de habitantes. Lo primero que te llama la atención es la multitud de canales, unos 35, que cruzan gran parte de sus calles y que, al igual que en la vieja Venecia, suponen uno de los sellos de identidad más importantes de la ciudad.

Los canales y vías fluviales que atraviesan Gran Bretaña serpentean por aldeas, ciudades y pueblos de lo más variopinto. Y la herencia de la revolución industrial tiene mucho que ver con ello. En su día mostraban una estampa bien diferente, repletos de trabajadores y un trasiego constante de mercancías y materias primas en lo que era la bulliciosa actividad diaria de la ciudad. Ahora, 200 años después, los canales se han convertido en una forma relajante de explorar los variados paisajes urbanos. Puedes alquilar un barco para realizar una excursión de un día o para un viaje más largo, pero si prefieres quedarte en tierra firme puedes pasear por sus senderos y caminos.

Uno de los muchos canales que atraviesan la ciudad de Birmingham.

Birmingham cuenta con más canales navegables que la famosa ciudad italiana y sus barcazas de colores surcan las aguas, permitiendo recorrer cómodamente la ciudad. En gran medida, el origen se debe a su pasado industrial, ya que la ciudad fue la locomotora de la revolución industrial, un hecho que lo corrobora su histórico apodo: ‘la fábrica del mundo’.

Espectacular fachada del Ayuntamiento de Birmingham.

Hoy estos canales son uno de sus principales atractivos turísticos, al que se suman una impresionante biblioteca, la Library of Birmingham, las boutiques vintage de The Custard Factory, las tiendas de comida y vino del Great Wester Arcade, el propio Ayuntamiento o el icónico club Snobs, entre otros muchos edificios del arte victoriano tan extendido en la Inglaterra más monárquica. La ciudad mezcla con naturalidad la arquitectura típica de la revolución industrial, presidida por fachadas de ladrillo rojizo, con los edificios modernistas propios de las ciudades más vanguardistas.   

Platos típicos de comida balti, una cocina de influencia indio-británica.

Desde el punto de vista gastronómico, Birmingham es la capital del ‘curry’. La cocina balti, de fusión indio-británica, tiene mucha influencia en los gustos culinarios de la población; y no es un plato, sino una forma de cocinar. Servido muy caliente, la técnica de cocinado se mantiene como un secreto celosamente guardado por los chefs. Pero sus ingredientes, que puedes descubrir por su olor, son relativamente fácil de deducir: llevan comino, clavo, jengibre, cilantro y cardamomo… La influencia de las especias de origen hindú se nota en el proceso, y ello debido a la gran población existente de lo que en su día fueron las colonias británicas. De hecho, en la ciudad existe el ‘The Balti Triangule’, que aglutina medio centenar de restaurantes que basan su menú en este tipo de cocina, aunque ahora la pandemia ha puesto en el dique seco a la mayoría de ellos.

Fachada de la Biblioteca Municipal de Birmingham.

Los chocolates y los tés son también otros productos muy integrados entre los gustos de los ciudadanos que, junto a la sidra y la cerveza, configuran el trío preferido de bebidas típicas en el alterne habitual de la población. Claro está, en tiempos ajenos a la pandemia.

Universidad de Birmingham, referencia de la formación en el Reno Unido.

Birmingham, la que fuera la locomotora de la revolución industrial, es hoy en día una ciudad diversa, tanto por las etnias que conviven como por las culturas que afloran a lo largo y ancho de sus calles. Una ciudad dinámica y viva que también exhibe una extensa área industrial relacionada con el automóvil y acoge la sede de importantes bancos ingleses, sin olvidar su amplia y reconocida oferta mundial en materia académica y formación de jóvenes. Pero, sin duda, Birmingham es la ciudad de los canales.

viajarymuchomas.com

Paula Belloso

Por Paula Belloso