La mayor parte de los españoles sigue optando por el mes de agosto para disfrutar de sus vacaciones, y de ellos el 60% lo hará en territorio nacional

Calcula que a finales de 2022 se habrá alcanzado el 87,5% del volumen de ingresos previo a la crisis

El sector generó en 2021 un volumen de negocio de 88.546 millones de euros, un 42,8% por debajo de las cifras de 2019

Pese al buen comportamiento registrado por el turismo durante el pasado verano, el sector no consiguió consolidar su recuperación en 2021, según ha señalado el lobby turístico Exceltur. La sexta ola generada por ómicron, la nueva variante del coronavirus rompió en noviembre el buen ritmo que venía registrando la industria desde mayo. El sector generó un volumen de negocio de 88.546 millones de euros, un 42,8% por debajo de las cifras de 2019, situándose en los valores que alcanzaba en 2003, aunque supuso una recuperación de 36.039 millones de euros respecto a 2020.

De esta forma, el PIB turístico se situó en el 7,4%, según las estimaciones recogidas en el informe «Perspectivas turísticas», realizado por dicha entidad. Un indicador que llegará al 10,5% a finales de 2022, ya que después de un primer trimestre “todavía complicado” por los efectos de ómicron, a partir de abril, con la celebración de la Semana Santa, se prevé una fuerte recuperación, según ha subrayado José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur.

José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur.

El primer trimestre de 2022 será complicado porque seguirán presentes los efectos de ómicron, según las previsiones de Exceltur. No obstante, se prevé una fuerte recuperación a partir de abril, con la celebración de la Semana Santa, siempre que mejore la situación epidemiológica.

En este escenario la demanda española alcanzaría valores muy próximo a 2019 en sus viajes por España y la extranjera cerraría en un 18,9% por debajo de los valores previos a la aparición de la COVID-19, afectada por la escasa demanda de larga distancia, en especial la procedente de los países asiáticos que siguen prácticamente cerrados.

Los empresarios de todos los subsectores confían en una recuperación de sus ventas, de manera generalizada, en todos los destinos.

«A finales de año, el PIB turístico alcanzará el 10,5%, frente al 7,4% estimado por Exceltur para 2021, cuando se situó en niveles de 2003«

Si se cumplen estas previsiones de mejora, al final del año, el PIB turístico alcanzaría los 135.461 millones de euros, el 87,5% de los niveles de actividad prepandemia y recuperaría 47.000 millones de euros respecto al valor alcanzado en 2021. El PIB turístico se situaría así en el 10,5%, frente al 7,4% estimado por Exceltur en el pasado año.

De manera mayoritaria, los empresarios creen que la recuperación total de los niveles de ventas prepandemia no se producirá hasta 2023

Respecto al análisis sobre el ejercicio 2021 recogido en el informe «Perspectivas turísticas» , Zoreda ha destacado el buen comportamiento del empleo en 2021, con una mejora de 20 puntos sobre el año anterior, lo que refleja, según ha indicado, la apuesta de los empresarios por la incorporación de sus empleados para recuperar la normalidad. En cualquier caso, ha insistido en pedir la extensión de los ERTE (Expediente de Regulación de Empleo), que terminan en febrero, hasta finales de año por la incertidumbre que sigue habiendo en el sector.

Se ha referido también a la importancia de la demanda nacional en la recuperación del sector el pasado año, con unas cifras de pernoctaciones que han igualado, y superado en algunos destinos, a las de 2019. Mientras que las restricciones a la movilidad limitaron de nuevo la recuperación del turismo extranjero, que cerró el ejercicio con un descenso del 59,7% en los ingresos que deja en nuestro país, hasta los 29.000 millones de euros, con Alemania y Francia a la cabeza de los mercados emisores, frente a Reino Unido, que durante años ha liderado las llegadas a España, apunta Hosteltur.

Según la encuesta realizada por Exceltur entre más de 2.000 empresarios y cerrada el pasado 4 de enero, la caída de los ingresos de sus compañías fue del 46,9%, y entre las más perjudicadas se encuentran las agencias de viajes presencialeslíneas aéreas y los hoteles urbanos. En el lado contrario, las OTA (agencias de viajes online), los hoteles vacacionales y las compañías de alquiler de vehículos registraron un mejor comportamiento.

En lo referente a los destinos, los vacacionales y de interior se comportaron mejor que los urbanos, en especial los que tienen una mayor dependencia del mercado nacional.

viajarymuchomas.com