El aeropuerto de Madrid-Barajas es el octavo del mundo con más tráfico aéreo

En la actualidad son 13 los países cuyos procedentes deben cumplir cuarentena al llegar a tierras españolas

Casi la mitad de los que tienen que guardar cuarenta escapan al radar de los rastreadores militares

España ha prorrogado hasta el 31 de agosto las limitaciones de entrada por vía aérea (en la imagen, el aeropuerto de Barajas, Madrid) para quienes provengan de los 13 países que en la actualidad cumplir cuarentena en España, entre que se encuentran Colombia, Perú y Brasil.

En concreto, a partir del 1 de mayo, los viajeros procedentes, con o sin escalas, de India, Brasil, Sudáfrica, Botsuana, Comoras, Ghana, Kenia, Mozambique, Tanzania, Zambia, Zimbabue, Perú y Colombia solo podrán entrar a territorio nacional si son «personas residentes en España o en Andorra, o ciudadanos españoles y su cónyuge o pareja con la que mantengan una unión análoga a la conyugal inscrita en un registro público, y aquellos ascendientes y descendientes que vivan a su cargo, siempre que viajen con o para reunirse con éste», recoge Hosteltur.

Así lo señala la orden publicada en el Boletín Oficial del Estado, que prorroga las restricciones de entrada por vía aérea hasta el próximo 31 de mayo.

También podrán hacerlo si son «personal de transporte, marinos y el personal aeronáutico necesario para llevar a cabo las actividades de transporte aéreo», «personal diplomático, consular, de organizaciones internacionales, militares, de protección civil y miembros de organizaciones humanitarias, en el ejercicio de sus funciones» o «personas que acrediten documentalmente motivos de fuerza mayor o situación de necesidad, o cuya entrada se permita por motivos humanitarios».

A estas excepciones debería agregarse que los profesionales y funcionarios que viajen a la feria de turismo FITUR, entre el 19 y 23 de mayo, serán aceptados como «viajeros esenciales». O al menos así estaba acordado.

Para el resto de los países, las disposiciones y restricciones de ingreso a España se mantienen incambiadas hasta el 31 de mayo.

La medida ha sido adoptada con el objetivo de «afrontar el riesgo derivado de nuevas variantes y de la situación epidemiológica sufrida por algunos terceros países» y en consonancia con las medidas adoptadas por el Ministerio de Sanidad para establecer la medida de cuarentena para las personas que lleguen, con o sin escalas intermedias, procedentes de Brasil, Sudáfrica, Botsuana, Comoras, Ghana, Kenia, Mozambique, Tanzania, Zambia, Zimbabue, Perú y Colombia.

La orden de Interior también se establece en consonancia con la decisión del Ministerio de Sanidad de establecer a partir del 1 de mayo condiciones de cuarentena para las personas que viajen, con o sin escalas, desde India.

«Con el fin de acompañar a estas medidas y de facilitar el control de su cumplimiento, procede limitar las categorías de personas exentas de la restricción genérica aplicable a estos países», señala el texto del Ministerio del Interior.

Preocupantes cifras de los que escapan al control

El 45% de los viajeros que deben hacer cuarentena escapa a los rastreadores, se informó el 20 de abril en la reunión periódica de coordinación de la misión Baluarte de lucha contra el virus, subraya Hosteltur.

Casi la mitad de los viajeros procedentes de los 12 países sudamericanos y africanos que están obligados a guardar cuarentena en España -no estaba incluida la India- escapan al radar de los rastreadores militares, encargados de supervisar su confinamiento y que se encuentran con la imposibilidad de contactarles.

La mayoría de los viajeros, concretamente un 50%, proviene de Colombia, país seguido por Brasil (23%) y Perú (15%). Solo 12% del total son de los otros nueve países africanos. De media, los militares han rastreado a 359 pasajeros al día.

En concreto, los militares han rastreado desde el 23 de febrero a 19.730 personas que han aterrizado en España procedentes de esos países, pero no han conseguido contactar con 9.064 de ellas.

Los militares tienen en exclusiva la tarea de rastrear a los viajeros de esos doce países, que están obligados a guardar una cuarentena de diez días a su llegada a España para prevenir la expansión de las cepas brasileñas y la sudafricana.

El Ministerio de Sanidad impuso el pasado 23 de febrero cuarentena a los viajeros procedentes de Brasil y Sudáfrica y el 9 de marzo las amplió a otros países, pero casi la mitad de los pasajeros arribados no llegan a ser contactados.

Según explicó el comandante Francisco Bernal, jefe de turno de Baluarte, eso ocurre porque los datos que dan a las autoridades a su llegada a España «no son fiables, ya que no se puede contactar con ellos ni por teléfono ni por correo».

«Son datos preocupantes», ha dicho la ministra de Defensa, Margarita Robles, tras escuchar las cifras, y ha añadido que si bien las Fuerzas Armadas «no puede hacer nada» para solventar ese problema, es un asunto a tener presente.

viajarymuchomas.com