Tamal, comida típica de México

La base del ‘tamal’ es el maíz y por eso se cree que el origen de esta elaboración puede ser México, ya que fue el lugar de origen de este producto

Las variedades de tamales que existen en México son casi incontables y en las fiestas conocidas como ‘tamaladas’ se erigen como platillo principal, acompañado muchas veces de atole, bebida caliente elaborada también con maíz

Como ocurre con tantas otras elaboraciones en todo el mundo, el tamal no tiene un origen claro, o al menos no tiene un origen identificado únicamente con un país. Pero sí es cierto que, aunque se elaboran y consumen en distintos países de América Latina, parece que México podría ser el origen de este rico y variado bocado al ser México la zona en la que tuvo origen el maíz que posteriormente se expandiría al resto del mundo, y el maíz es el producto con el que se elaboran los tamales.

Sea o no sea México el origen del tamal, sí que es el país que se identifica profundamente con este producto. “Tamal” viene de la lengua náhuatl “tamalli” y los diccionarios mexicanos explican que significa especie de pan (o empanada) de masa de maíz cocido al vapor (comúnmente envuelto en hojas de mazorca o de plátano). Se le puede agregar como relleno carne de pollo, de cerdo o de res, y salsa, aunque también hay tamales de dulce.

La variedades de tamal que existen en México son muchas: ‘tamal costeño’, que se envuelve en hojas de plátano, se sazona con achiote y puede llevar relleno de camarones medio secos o de pollo; ‘tamal de cazuela’, con trocitos de carne que se cuece en cazuela en vez de envolverlo en hojas de maíz o plátano; ‘tamal de chile’, que es el que se condimenta con chile; ‘tamal dulce o tamal de azúcar’, que se condimenta con azúcar, piñones, pasas o acitrón; ‘tamal de elote’, que es el hecho con maíz tierno; ‘tamal de horno’, que no se cuece al vapor sino en horno y se rellena con carne de cerdo; ‘tamal de manteca’, que se rellena con manteca; ‘tamal de mole’, condimentado con mole; ‘tamal oaxaqueño’, con guajolote tierno, espinazo de puerco, mole poblano y envuelto en hoja de plátano; ‘tamal yucateco’, que se rellena con masa de maíz, cochinita pibil y se envuelven en hoja de plátano; ‘tamal de muerto’, que se prepara especialmente el 2 de noviembre para conmemorar el día de los difuntos y que se rellena según las regiones…y así hasta casi un sinfín de diferentes tamales.

Los lugares más habituales en México para encontrarlos son las tamalerías o las propias casas de los mexicanos, ya que el tamal es una comida humilde, y es frecuente encontrarse tamaladas, que son fiestas organizadas por la gente en las que los tamales son el plato principal y en las que muchas veces se sirve también atole, una bebida caliente que se elabora con maíz cocido, agua y leche.

Por si les apetece probar a elaborarlos, vamos con una receta básica de tamales, en este caso rellenos de carne y papada de cerdo y envueltos en hojas de plátano.

Tamales de carne de cerdo

Ingredientes:

  • 1.000 gr maíz blanco.
  • 500 gr caldo de pollo.
  • 250 gr manteca.
  • 30 gr ají panca molido.
  • 8 gr achiote molido.
  • 30 gr ají amarillo molido.
  • 1 cebolla.
  • 15 gr ajo molido.
  • 250 gr carne de cerdo.
  • 150 gr papada de cerdo.
  • 125 gr maní.
  • 10 aceitunas.
  • 2 ajíes amarillos.
  • 3 huevos cocidos.
  • Sal, pimienta y comido al gusto.
  • Hojas de plátano.

Elaboración:

1.- Licuar el maíz con agua que lo habremos puesto en remojo el día anterior.

2.- Por otro lado, en una cazuela grande calentar la manteca, y la papada y carne de cerdo troceadas, sazonando con sal, pimienta y comido. Meter después el ajo y la cebolla y mezclar bien hasta que doren.

3.- Incorporar el ají panca, el ají amarillo y el achiote, dorarlo e incorporar el caldo caliente.

4.- Dejar hervir toda esta preparación hasta que la carne esté bien tierna.

5.- Retirar los trozos de carne y meter el maíz licuado, cocinándolo hasta que se forme una masa.

6.- Asar ligeramente las hojas de plátano colocando un poco de la masa, una porción de carne, una rodaja de huevo cocido, una aceituna, un poco de ají y un maní. Envolverlo y atarlo.

7.- En una cazuela poner en el fondo hojas de plátano, encima los tamales, meter 3 tazas de agua, cubrir los tamales con más hojas, tapar la cazuela y cocer durante 30 minutos.

8.- Rescatar los tamales y servirlos con salsa al gusto.

Miguel Sanz

Por Miguel Sanz

viajarymuchomas.com