En España existen más de 300 tipos de pan, que se distribuyen en dos categorías: pan común y panes especiales

El pan también se puede clasificar en tres categorías en función de su proceso de elaboración

Si hay un producto que está presente en todos los hogares y que destaca por su variedad y versatilidad a la hora de acompañar a prácticamente cualquier plato, ese es el pan.

El pan se define como «el producto resultante de la cocción de una masa obtenida por la mezcla de harina y agua, con o sin adición de sal, fermentada con la ayuda de levadura de panificación o masa madre”. Así lo esxplican desde la Organización Interprofesional de Cereales Panificables y Derivados (Incerhpan), que impulsa la campaña ‘Buenos días con pan’.

En España existen más de 300 variedades de este alimento, adaptadas al gusto de cada consumidor y para disfrutar en los distintos momentos del día, desde el desayuno a la cena. «Si hacemos una simplificación, podemos crear dos categorías: pan común y panes especiales«, apuntan desde la Interprofesional.

En el caso del pan común, su consumo es habitual en las 24 horas siguientes a su cocción y en su composición podrá incorporar salvado de cereales:

  • Barras: es el más conocido y popular en España. Elaborado con harina de trigo, es ideal para bocadillos. Podemos encontrarnos la barra común o pistola, la gallega o la de picos.
  • Baguettes: elaboradas con harina de trigo, su color es tostado, corteza crujiente y miga suave. Más largas y finas que el resto de los panes. También ideal para bocadillos.
  • Candeales: es un pan tradicional elaborado con harina de trigo. De miga densa y prieta, poca hidratación y corteza dura, su superficie es lisa y de color dorado. Suele tener cortes superficiales y hay varios tipos: colón, castellana o rosca.
  • Chapatas: se trata de un pan rústico con sabor muy intenso. Su corteza es muy crujiente y es ideal para preparar bocadillos con diferentes rodajas de embutidos.
  • Hogaza: otro pan tradicional. Elaborado con harina, principalmente de trigo. De miga densa y prieta, poca hidratación y corteza dura, suele tener un color dorado y varios cortes. La podemos encontrar como gallega o payés.
  • Pan integral: es el elaborado con harinas integrales, es decir, que contienen el salvado y el germen del cereal. Posee alta cantidad de fibra. Se puede emplear para elaborar sándwiches, bocadillos y tostadas.
  • Pan con salvado: es un pan elaborado con harina blanca y una cantidad variable de salvado que se añade durante el amasado. Es un pan blanco con mayor aporte de fibra.
  • Pan de otros cereales: son aquellos elaborados con otras harinas distintas a la de trigo, como el pan de espelta o de centeno. Por ejemplo, la hogaza de centeno, cuya miga es más oscura que el clásico pan de trigo, por eso a veces se le llama también pan negro. El contenido de fibra dietética que posee le hace ideal como complemento nutritivo.

Respecto a los panes especiales, son aquellos que, debido a su composición o por su proceso de elaboración, se consideran distintos al pan común:

  • Picos y colines: palitos de pan de diferentes tamaños y formas de una consistencia dura, por su bajo contenido en agua. Se conserva en buen estado durante mucho tiempo y los hay de muchos tipos: regañás, biscotes, rosquillas, colines…
  • Molletes: hablamos de un pan tipo bollo originario de Andalucía. Su pequeño tamaño y su miga blanda y esponjosa lo hacen ideal para desayunos.
  • Pan multicereal: es el pan elaborado con tres o más harinas diferentes, de las cuales dos al menos procederán de cereales. Cada una de las tres harinas mayoritarias estará en una proporción mínima del 10% y las harinas procedentes de cereales no podrán suponer menos del 30%, sobre la mezcla total de harinas. Los granos podrán emplearse también en forma de sémola, grañones o granos enteros, y computarán en los citados porcentajes. Se denominará pan multicereal, o incluirá el término multicereal en la denominación.
  • Pan de nueces: se añaden nueces a la masa, dándole su sabor característico y una textura diferente.
  • Pan de queso: se añade queso a la masa, aportando ese sabor tan característico de este ingrediente.
  • Bagel: pan pequeño con un agujero en el medio. Perfecto para cortar y consumirse como si fueran bocadillos o para el desayuno.
  • Pan de Viena, pan de nieve o pan bombón: elaborado a base de masa blanda de harina de trigo, entre cuyos ingredientes pueden entrar, además de los básicos, uno o varios de los siguientes: azúcares, leche, grasas o aceites.
  • Pan de molde: aquel que para su cocción ha sido introducido en molde.

Hamburguesa: es un pan esponjoso similar al pan de molde. Es muy recurrente para utilizarlo en sándwiches especiales.

El pan, según recoge Alimentaria, también se puede clasificar en tres tipos distintos según su proceso de elaboración, si se ha interrumpido en alguno de sus pasos:

Pan precocido: es aquel cuya cocción ha sido interrumpida antes de llegar a su finalización, siendo sometida posteriormente a un proceso de congelación o a cualquier proceso de conservación autorizado.
Masa congelada: habiendo sido o no fermentada la masa, y habiendo sido o no formada la pieza, ha sido posteriormente sometida a un proceso de congelación.
Otras masas semielaboradas: las que, habiendo sido o no fermentadas y habiendo sido o no formadas las piezas, han sido posteriormente sometidas a un proceso de conservación autorizado, distinto de la congelación, de tal manera que se inhiba, en su caso, el proceso de fermentación.

Viajarymuchomas.com