Turistas españoles en Salamanca

El informe de la entidad financiera vaticina que el gasto de turistas internacionales crecerá un 70% anual, aunque aún lejos del registrado en 2019

El último informe sectorial de CaixaBank Research de afirma que el turismo español ha tenido “una prometedora cosecha veraniega”, gracias principalmente al proceso de vacunación, la puesta en marcha del certificado digital Covid, la demanda doméstica y el fin del estado de alarma.

El estuido hace hincapié en que el PIB turístico del conjunto del sector se sitúe este año en un 54% del registrado en 2019 y que en 2022 se eleve al 88%. El año próximo “será rentable” para una amplia mayoría de empresas del sector, subraya el informe, ya que el gasto de turistas domésticos estará por encima de los niveles pre pandemia y el de los viajeros internacionales se habrá recuperado en torno a un 80%.

Infografía elaborada por Caixabank Research.

Esa diferencia con respecto al año previo a la pandemia de Covid-19 se debe a que habrá una recuperación “aun muy incompleta del turismo de largo radio y menos tradicional”.

Según el informe de CaixaBank Research, este año el gasto de turistas domésticos se situará en 27.000 millones de euros y en 2022 se elevará a 33.000 millones (+23%), mientras que el de turistas internacionales dará un salto del 120% el año próximo, al pasar de 33.000 millones a 73.000 millones.

“Con estas perspectivas, esperamos que el ejercicio 2022 ya sea rentable para una amplia mayoría del sector, lo cual reafirma que la sostenibilidad de la industria turística a largo plazo está fuera de dudas”, remarcan desde Caixabank.

Más allá de las cifras y el optimismo, la entidad bancaria advierte que en los próximos meses la política económica “deberá continuar adaptándose de manera efectiva y ágil”. Para CaixaBank, los ERTE y las ayudas del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas gestionado por la SEPI, serán importantes para la estabilidad del tejido empresarial, y los fondos Nex Generation de la UE serán muy necesarios para salir de esta crisis manteniendo nuestro estatus como destino turístico más competitivo del mundo”.

El verano abre la puerta al optimismo

El informe señala que antes de la pandemia el turismo doméstico “suponía alrededor del 30% del gasto turístico en España» y alcanzó este verano un nivel superior al del mismo periodo de 2019. Eso se debe a que muchos turistas españoles que tradicionalmente viajaban al extranjero en sus vacaciones, “apostaron por destinos nacionales más cercanos, seguros y con menos trabas fronterizas”.

“Los destinos tradicionales de los españoles lograron recuperar la actividad pre-COVID en agosto gracias al excelente comportamiento del turismo doméstico”, explica Javier Ibáñez de Aldecoa Fuster, economista de CaixaBank Research, detallando que la demanda nacional alcanzó un nivel un 11% superior al observado en los meses de julio y agosto de 2019

En cuanto a la demanda internacional, este verano “continuó deprimida, aunque mostró una mejora muy apreciable”, ya que las pernoctaciones de extranjeros en alojamientos pasaron de caer un 90% en mayo, con respecto al mismo mes de 2019, a caer un 48% en agosto.Infografía elaborada por Caixabank Research.

«Entre la demanda internacional, el turismo con origen en la UE registró cifras relativamente mejores (–37% con respecto a agosto de 2019), mientras que las llegadas de turistas extracomunitarios se mantuvieron aún muy moderadas (–69%)», muestra el informe sectorial

Según los datos internos de CaixaBank, los mercados emisores que más han apoyado esta mejora son los que han adoptado el uso del Certificado Digital COVID, principalmente, los países del área Schengen. Otros mercados clave, como el Reino Unido y los mercados americanos, quedaron aún lejos de los niveles pre-COVID, «aunque presentaron una tendencia prometedora a lo largo del verano, que nos empuja a pensar que serán los mercados que más impulsen la mejora del sector en 2022, tras la consolidación de la llegada de turistas con origen en la UE”.