La Catedral de Astorga cumple 550 años

El obispo de la Diócesis, Jesús Fernández, subraya que la seo «no puede reducirse a un museo»

La Catedral de Santa María de Astorga, en la provincia de León, ha celebrado sus 550 aniversario de la colocación de la primera piedra, que se llevó a cabo el 16 de agosto de 1471, durante la que el obispo de la Diócesis, Jesús Fernández, ha aprovechado la ocasión para invitar a las instituciones a “seguir colaborando en el mantenimiento de la institución y las actividades que realiza”, debido a que “la catedral no puede reducirse a un museo ni destinarse a fines distintos de aquellos para los que fue levantada”.
Durante su celebración, el obispo puso de relieve la misión de “santificar y congregar al pueblo de Dios” de la catedral, algo que aseguró que “se expresa simbólicamente en la cátedra, el ambón y el altar”.

Jesús Fernández, obispo de la Diócesis de Astorga.
Un sacerdote durante la eucaristía por los 550 años de la Catedral.


Para Jesús Fernández, la catedral es “fruto precioso del encuentro de la fe y de la cultura”, algo que “se hace manifiesto a través del archivo, el museo y las publicaciones”, que “tienen una intención evangelizadora que no olvida el servicio social y de interés público”, ya que “la visita de personas de distintos credos e ideologías la convierten en un verdadero atrio de los gentiles, un espacio de diálogo y encuentro de gran riqueza para todos”.
Al mismo tiempo, el obispo de Astorga aprovechó la ocasión para invitar a las instituciones a “seguir colaborando en el mantenimiento de la institución y las actividades que realiza”, debido a que “la catedral no puede reducirse a un museo ni destinarse a fines distintos de aquellos para los que fue levantada” al tratarse de “un edificio religioso vivo cuya naturaleza primera es religiosa y litúrgica”, aunque “sin menospreciar los aspectos culturales y artísticos”.
La eucaristía de acción de gracias estuvo presidida por el obispo de la Diócesis de Astorga, Jesús Fernández, y contó con la asistencia de los obispos de las diócesis más cercanas, el cabildo de la Catedral y algunos sacerdotes de la diócesis. También asistieron representantes del Ayuntamiento de Astorga, encabezados por el alcalde, Juan José Alonso Perandones, bajo mazas y con el Pendón de Clavijo, así autoridades autonómicas y provinciales y representantes de asociaciones de la ciudad.

Ciudadanos de Astorga ataviados con trajes típicos durante la celebración. Fotografías: Ical.

Tras su celebración, el testero de la Catedral, el lugar en el que se encuentra una inscripción conmemorativa de la colación de la primera piedra, el obispo de Astorga y el alcalde del municipio llevaron a cabo una ofrenda floral a los constructores del templo. Asimismo, el obispo entregó la medalla conmemorativa del 550 aniversario a las autoridades presentes, recoge Ical.

Comenzó a construirse por la cabecera

Antes del edificio actual existió un templo prerrománico y otro de estilo románico consagrado en el año 1069, que pudo tal vez ser terminado a mediados del siglo XIII, sin que se tengan muchas noticias de su construcción. La actual catedral comenzó a edificarse por la cabecera en el siglo XV (1471) en estilo gótico (naves y capillas), describe Wikipedia; y siguió en los siglos posteriores con la portada sur y dos capillas perpendiculares a la nave en estilo renacentista y la fachada principal en barroco del siglo XVIII. La obra gótica tiene posibles vínculos con los arquitectos Juan de Colonia y su hijo Simón, lo que se refiere a la construcción original, atribuyéndose el trabajo del siglo XVI a Rodrigo Gil de Hontañón. ​

Es de planta basilical con tres naves que se prolongan sobre la planta románica y capillas entre contrafuertes y tres ábsides poligonales; las bóvedas son de crucería. Los pilares que las sustentan no tienen capiteles sino que se prolongan uniéndose con los nervios de las mismas. Sus dos torres cuadradas a los pies, con más de 60 metros de altura, están coronadas por chapiteles de pizarra. El claustro es neoclásico de 1755.

viajarymuchomas.com