Las variedades del producto se elevan a 150, entre quesos de vaca, cabra y oveja

El queso es uno de los reyes de la nevera (un 85 por ciento de los hogares españoles lo tiene) y un auténtico referente de la mejor gastronomía. Prueba de ello es el consumo de quesos en hogares españoles, que arrojó unas cifras de 404.700 toneladas y 3.082 millones de euros entre diciembre de 2019 y noviembre de 2020.

En 2019 se obtuvieron 442.200 toneladas de queso de las que 185.900 toneladas corresponden a queso de leche de vaca, 69.900 a queso de leche de oveja, 51.700 a queso de leche de cabra y 134.800 a quesos de mezcla.

Aunque el mercado nacional importa más de 200.000 toneladas de queso de bajo valor añadido de países como Alemania, Holanda o Francia, se puede afirmar que España es, ante todo, un país de quesos, al contar con una de las mayores y mejores tradiciones queseras del ámbito internacional.

Hasta 150 variedades hay de quesos en España.

Este patrimonio culinario presenta hasta 150 variedades entre quesos de vaca, cabra y oveja.  Todo un mundo de sabores, aromas y texturas que responden al gusto de cada consumidor.

Los quesos españoles aúnan máxima calidad, trazabilidad y seguridad alimentaria gracias a materia prima de excepción. De hecho, nuestro país es hoy el séptimo mayor productor de leche de vaca de Europa, solo por detrás de Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda, Italia e Irlanda. Es el segundo mayor productor de leche de oveja, por detrás de Grecia, y también el segundo en leche de cabra después de Francia. Un liderazgo no suficientemente valorado ni reconocido.

Desde INLAC, la interprofesional del sector lácteo español, trata de  divulgar aún mucho más las variedades y tipologías. De hecho, la organización se encuentra en plena ejecución de la campaña “Quesea” para divulgar la oferta de quesos de origen nacional en 295 supermercados e hipermercados, con distintivos y señalética propia en los lineales de quesos, vinos y “picos” de estos establecimientos.

El queso contiene proteínas de alto valor biológico y es uno de los alimentos con mayor concentración de calcio que existen: una porción de 100 gramos de queso equivale al requerimiento diario de una persona adulta; y es de gran importancia que el queso esté presente en la dieta de los niños -para garantizar su correcto crecimiento- y adultos. Es un alimento rico en vitaminas A y D, que ayudan al cuerpo a absorber el calcio y a mantener huesos y dientes sanos. El queso también contiene vitaminas del grupo B, como la B12, la B9 (ácido fólico), la B1 (tiamina) o la B2 (riboflavina). Y, por encima de todo, están deliciosos, subraya Alimentaria.

La cadena de producción, transformación y comercialización del sector lácteo factura en torno a 13.000 millones de euros al año y genera más de 60.000 empleos directos. Las industrias lácteas suponen más de 9.500 millones de euros al año de volumen de negocio y emplean a más de 30.000 personas. Un sector que desde INLAC se pretende fortalecer y proteger, con el apoyo de los consumidores.

viajarymuchomas.com