El alcalde le regala al Papa un vino de Ribera de Duero en la audiencia que ha celebrado hoy en la Santa Sede, en Roma

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha entregado al Pontífice un libro sobre la Semana de Pasión de Valladolid y dos botellas de vino de la tierra

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha mantenido un encuentro con el Papa Francisco en el aula Pablo VI del Vaticano. Durante el encuentro, el primer edil ha hecho entrega al Pontífice de un libro sobre la Semana Santa, titulado “Semana Santa en Valladolid. Pasos, cofradías, imagineros” de José Delfín Val y Francisco Cantalapiedra. “Adelante con la Semana Santa. Es la catequesis del pueblo de Dios”, ha asegurado el Papa Francisco.

En el encuentro también han estado presentes el cardenal Arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez; Aurelio García Macías, subsecretario de la Congregación para el Culto Divino; la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, y el resto de la delegación vallisoletana.

El Papa observa el libro sobre la Semana Santa de Valladolid.
El alcalde estrecha la mano del Pontífice en presencia del arzobispo de Valladolid y la concejala de Cultura y Turismo.

Junto al libro, el alcalde ha regalado al Papa Francisco dos botellas de vino de Valladolid. “Ahora algo un poco menos espiritual, pero un poco más espirituoso. Un vino de la tierra”, ha asegurado el alcalde, a lo que el Santo Padre ha respondido “el vino que alegra el espíritu, y a algunos les alegra demasiado”. “Hay que beberlo en pequeñas diócesis”, ha concluido Óscar Puente.

La conversación ha tenido lugar tras la audiencia general del miércoles en la que ha participado la delegación de Valladolid que desde el lunes se encuentra en Roma en un viaje promocional de la Semana Santa vallisoletana.

El alcalde ha destacado que ha sido un encuentro cordial y alegre; en el que el Pontífice estaba de muy buen humor y en el que se le ha invitado a la ciudad para disfrutar de su Semana Santa.

La delegación vallisoletana posa con el Papa en una foto de familia.

Óscar Puente ha asegurado que el encuentro ha supuesto el broche de oro para la labor de promoción que se ha realizado durante los últimos días en Italia. “Es la culminación del trabajo de mucho tiempo, de la mano del Arzobispado y de las cofradías”.

Por otro lado, ha añadido que “en lo personal, es un día emocionante para un alcalde socialista, creyente y defensor de la tolerancia y del derecho a la libertad religiosa”, ha subrayado. “Además es una culminación de un propósito vital, que era poder estrechar la mano al Papa. Creo que soy el primer alcalde de Valladolid que lo consigue. Y en lo político, quiero mandar un mensaje a la ciudad de Valladolid, un mensaje de tolerancia en torno a nuestras señas de identidad, y una de ellas es la Semana Santa”, ha concluido.

Por su parte, el cardenal arzobispo, Ricardo Blázquez, ha mostrado su satisfacción tras el encuentro, que estaba en un principio preparado para antes de la pandemia. Además, ha destacado la “simpatía” con la que el Papa ha recibido a la delegación vallisoletana. Blázquez ha aplaudido la labor de difusión de la Semana Santa de la ciudad que se ha realizado desde el lunes en Roma, y ha subrayado dos momentos especiales: el encuentro con el Papa y la presentación de la Semana Santa ayer en la Embajada española ante la Santa Sede.

Por último, el alcalde ha asegurado que espera que Valladolid pueda celebrar la Semana Santa con normalidad. “Los datos de España son los mejores de Europa. Si se sigue con esta estrategia de vacunación generalizada, llegaremos al mes de marzo em disposición de celebrar una Semana Santa normal”.

viajarymuchomas.com