Vila Real de Santo António, población portuguesa fronteriza con España

Con una extensión de 214 kilómetros, el recorrido muestra los espacios más bellos de la Ecovía del Litoral

La Ecovía del Litoral cruza el Algarve de un extremo a otro a lo largo de un corredor verde que une el cabo de San Vicente, en la parte occidental, y Vila Real de Santo António (en la imagen de arriba), lo supone cubrir un recorrido de unos 214 kilómetros. Forma parte de EuroVelo, la red europea de rutas ciclistas que abarca todo el continente, uno de cuyos tramos —la Ruta de la Costa Atlántica— se extiende entre Sagres, en el extremo sudoeste de Europa, y el cabo Norte, en Escandinavia.  

Pero centrémonos en el litoral portugués, ya que, además, hoy, 10 de junio, el país celebra su Día grande. Este trazado está formado por cinco etapas (con una media de 43 kilómetros por etapa) que recorren ciclovías ya existentes, caminos rurales y, en algunos casos, caminos paralelos a la carretera nacional 125, desde los cuales se puede disfrutar de magníficos paisajes costeros, además de acceder a playas de ensueño. 

Primera etapa

Cabo de San Vicente, donde arrancamos la ruta.
Atardecer en la playa de Salema.

Partimos desde el Cabo de San Vicente, que es también el punto de unión con la Via Algarviana, que atraviesa el interior de la región. Esta zona, en pleno Parque Natural de Costa Vicentina, es, sin duda, una de las más bonitas de la ecovía. Desde sus escarpados acantilados, entre los que destaca el promontorio de Sagres, puedes disfrutar de deslumbrantes vistas que se vuelven todavía más espectaculares al caer la tarde, cuando el sol se pone sobre el mar.

Comenzamos el recorrido, que se desvía ligeramente hacia el interior por Vila do Bispo, Raposeira e Figueira, para después regresar al litoral en los pueblos pesqueros de Salema y Burgau, antes de concluir en Lagos, conocido por sus playas hermosas y por las grutas que podrás contemplar en un paseo en barco. 

Segunda etapa

Vista general de la playa de Albufeira.

La segunda etapa comunica Lagos y Albufeira, y pasa junto a la ría de Alvor, una zona de lagunas muy frecuentada por diferentes especies de aves. En Portimâo encontrarás espacios comerciales, bares y restaurantes y, sobre todo, no deja de ser otro lugar de interés de un camino que cruza Ferragudo e Lagoa y transcurre junto al mar en Armacâo de Pera.

Tercera etapa

Vilamoura, que la cruzamos en la tercera etapa.

En Albufeira, localidad famosa por su intensa vida nocturna (en tiempos de no Covid), arranca la tercera etapa, que transcurre por Olhos de Água y Vilamoura y se extiende por la costa da Quarteira. El trayecto rodea Vale de Lobo y Quinta do Lago para terminar en Faro, junto al puerto deportivo.

Cuarta etapa

Tavira es un pueblo de enorme riqueza arquitectónica.

El siguiente tramo transcurre entre Faro y Tavira, y aquí el atractivo se lo lleva la Ría Formosa. Pasa por Olhâo, Fuzeta y Santa Luzia, donde encontrarás estupendos lugares para reponer fuerzas con exquisiteces culinarias como el pulpo o el arroz con navajas.

Quinta etapa

Coloridas fachadas en una calle de Cacela Velha.

En Tavaira, la ciudad de las 37 iglesias, empieza el último tramo, el quinto, que pasa por Cacela Velha, un pueblo de visita obligada en el que podrás admirar las mejores vistas de Ria FormosaManta Rota, Altura y Monte Gordo son otros de los pueblos con los que te vas a encontrar antes de alcanzar Vila Real de Santo António, en la zona fronteriza con España. Aquí, junto a la antigua aduana, termina la Ecovía del Litoral, o, por qué no, empieza una nueva aventura, ya que este es también el punto de partida de la Grande Rota do Guadiana. Pero esa ruta la veremos ya otro día.

(Información recopilada gracias a la web de Turismo de Portugal).

viajarymuchomas.com