La capacidad aérea sube por encima del 70% en el caso de varios países hacia España, en relación a los datos de 2019

La mayoría (un 83%) apuesta por llevar mascarilla, según una encuesta de IATA a 4.700 viajeros en 11 países

La mayoría de los pasajeros aéreos apoya continuar con el uso obligatorio de las mascarillas en el corto plazo, si bien confía en la seguridad sanitaria de los vuelos. También la mayoría de estos viajeros se sienten frustrados por la molestia de los protocolos impuestos y, en particular, por la confusión y la incertidumbre sobre las reglas de viaje para la contención de la pandemia, restricciones, cuarentenas y requisitos de pruebas y sus costes excesivos, aspectos que afectan su disposición a viajar. Así lo revela una reciente encuesta realizada por la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) a 4.700 viajeros en 11 países.

Las dos conclusiones principales de la consulta señalan que el 85% de los encuestados cree que las aeronaves se limpian y desinfectan a fondo y el 65% está de acuerdo en que el aire en la cabina de un avión es tan limpio como el de un quirófano.

Entre los que han viajado desde junio de 2020, el 86% se sintió seguro a bordo debido a las medidas Covid-19 adoptada por la industria aérea. De hecho, el 89% cree que las medidas de protección están bien implementadas y el 90% que el personal de la aerolínea hace un buen trabajo al hacer cumplir las medidas.

En cuanto a la mascarilla, el accesorio más odiado aunque la mayoría prefiere seguir utilizándolo aún en los espacios en los que se ha liberado de su uso obligatorio, los pasajeros apoyan firmemente su uso a bordo con un 83% de respaldo entre los encuestados y la aplicación estricta de las reglas de mascarillas actuales, un 86%, aunque la mayoría también cree que el requisito de la mascarilla debería terminarse lo antes posible o en cuanto sea posible.

“Los viajeros aéreos reconocen y valoran las medidas de seguridad implementadas para minimizar el riesgo de transmisión de Covid-19 durante los viajes aéreos. Y apoyan la continuación de estas medidas el tiempo que sea necesario, pero tampoco quieren que las medidas sean permanentes. Mientras tanto, todos debemos respetar las reglas y la seguridad de los demás pasajeros. Es inaceptable que los incidentes de pasajeros rebeldes se hayan duplicado en comparación con 2019, y el aumento del comportamiento físicamente abusivo es un motivo particular de gran preocupación”, ha señalado Willie Walsh, director general de IATA, recoge Hosteltur.

Entender las reglas de las compañías, todo un desafío

Al mismo tiempo, los participantes admiten que luchan con las reglas y requisitos relacionados con Convid y que esto afecta su disposición a viajar: el 70% piensa que entender las reglas y el papeleo que las acompañaba es todo un desafío, el 67% considera que organizar las pruebas COVID es una molestia y el 89% reclama que los gobiernos deben estandarizar las certificaciones de vacunas y test.

“Estas respuestas deberían ser una llamada de atención a los gobiernos que necesitan hacer un mejor trabajo preparándose para un reinicio. Casi dos tercios de los encuestados planean reanudar el viaje a los pocos meses de contener la pandemia y abrir las fronteras. Y para los seis meses, casi el 85% espera volver a viajar. Para evitar abrumar a los aeropuertos y las autoridades de control fronterizo, los gobiernos deben acordar reemplazar los procesos basados ​​en papel con soluciones digitales”, ha subrayado Walsh.

A casi 9 de cada 10 encuestados les gusta la idea de usar una aplicación móvil para almacenar sus credenciales de salud de viaje y el 87% apoya un sistema digital seguro para administrar las credenciales de salud. Sin embargo, el 75% dice que solo usará una aplicación si tiene el control total de los datos de sus vacunas/pruebas.

viajarymuchomas.com