La Ruta del Vino de Rueda ofrece planes de pareja excepcionales para celebrar el Día de San Valentín

La Ruta del Vino de Rueda ofrece enología, gastronomía, paisajes infinitos y cultura, los ingredientes perfectos de una escapada de invierno


¿Una sorpresa romántica (con cata de vino y chocolate y spa nocturno) o un fin de semana de reunión con el grupo de amigos? Hay planes para todos los gustos en el corazón de Castilla y León, a solo dos horas de Madrid

Y cierto, febrero es el mes más corto y suele pasar desapercibido entre las fiestas y las ganas de primavera; pero se le puede sacar mucho partido, con una escapada de fin de semana con el vino como excusa. En la Ruta del Vino de Rueda, a solo dos horas de trayecto en coche desde Madrid –también accesible en AVE desde Valladolid o Medina del Campo y en avión desde Valladolid–, está todo bien organizado. Integrada por más de 150 socios –entre bodegas, restaurantes, alojamientos, tiendas, productores, etc.–, esta ruta propone un recorrido por las provincias de Segovia, Ávila y Valladolid, con el objetivo de poner en valor una de las zonas más ricas enológica y gastronómicamente hablando de España y fomentar un turismo de calidad.

Vista general del campo de la ruta. Fotografías: Ruta del Vino de Rueda.

La ubicación privilegiada de la ruta, un histórico cruce de caminos en el centro de la península, hace que concentre muchos atractivos. El paisaje castellano, salpicado de ríos, bosques, viñas y campos de cereal, nos conduce por un total de 23 municipios que acogen 42 monumentos declarados Bien de Interés Cultural (BIC) por su valor artístico, histórico y etnográfico, 30 bodegas y viñedos visitables, restaurantes que han hecho del slow food su sello de identidad, pequeños productores agroalimentarios –como maestros queseros y reposteros– y alojamientos singulares con mucho encanto.  

Tres vinos, tres chocolates…

Entre todas las bodegas integradas en la ruta se ofrece un amplio abanico de posibilidades para adentrarnos en el mundo de la viticultura: experiencias como cursos de iniciación, catas verticales, paseos por los viñedos, visitas guiadas a bodegas innovadoras o a las numerosas galerías subterráneas de la zona –muchas de ellas rehabilitadas, únicas en el mundo–, etc. También destacan las degustaciones vino + queso o vino + chocolate.

Buen vino y naturaleza, combinación perfecta.

Esta última propuesta tan romántica se puede disfrutar en una de las bodegas de la ruta, Finca Montepedroso, ubicada en la localidad de Rueda (Valladolid); por San Valentín (del 12 al 19 de febrero, a las 12.30 h; 18 € por persona), la familia Martínez-Bujanda organizará Tres vinos, tres chocolates, una cata de tres de sus referencias con sendas variedades de chocolate. Al término del taller, los participantes se llevarán como obsequio una botella de Finca Montepedroso, Verdejo 100 % D.O. Rueda.

…y un baño en una piscina termal nocturna

El broche perfecto para la escapada en pareja se encuentra en Castilla Termal Balneario de Olmedo (Olmedo), una de las opciones de alojamiento más atractivas de la ruta. Se trata de un complejo termal –erigido sobre una construcción mudéjar del siglo XII– con categoría de cuatro estrellas, que alberga 82 habitaciones, un restaurante y un moderno balneario donde consagrarse a las aguas mineromedicinales del manantial de Sancti Spiritus.

Piscina de Castilla Termal Balneario de Olmedo (Valladolid).

Por San Valentín (sábados 12 y 19 de febrero) ha diseñado un plan muy atractivo, integrado por cena especial y baño en su piscina termal nocturna (de 23:00 a 1:00 h), con o sin alojamiento. Se puede completar con un masaje relajante en cabina compartida, que mezcla la aromaterapia con aceite caliente, ambientación romántica y una copa de cava en la zona relax postmasaje.

Si quieres más información accede aquí.

viajarymuchomas.com