Carlos Saura y el equipo de 'El rey de todo el mundo', película con la que se presenta en Seminci

La película supone también su reencuentro con el director de fotografía italiano Vittorio Storaro, que mañana sábado recibe la Espiga de Honor del festival vallisoletano

El cineasta Carlos Saura se reencuentra con la Semana Internacional de Cine de Valladolid, Seminci, con la película El rey de todo el mundo, incluida fuera de concurso en la Sección Oficial de la 66 edición, que concluye mañana sábado, una película en la que el director oscense propone un viaje por la música popular mexicana, que ha tenido un protagonismo muy especial en su vida: «Me gusta desde niño, estoy acostumbrado desde pequeño a escuchar a Negrete, Vargas o Los Panchos». «Cuando rodé Antonieta en México conocí gran cantidad de esa música y estaba deseando rodar una película a partir de ella», ha confesado el realizador en el encuentro que ha mantenido con los medios de comunicación en el Salón de los Espejos del Teatro Calderón. «Cuando Eusebio Pacha, el productor, me ofreció la posibilidad, acepté inmediatamente… y aquí estamos». 

Precisamente, Pacha ha sido una de las personas que han acompañado a Saura en la rueda de prensa, además de dos de los protagonistas, Isaac Hernández y Eulalia Ramón. Junto a ellos ha estado también Vittorio Storaro, uno de los directores de fotografía fetiche de Saura, que mañana sábado recibirá la Espiga de Honor de Seminci en reconocimiento a toda su carrera. Un galardón que el propio Saura recogió en la 54 edición del festival, que también le dedicó una retrospectiva, un libro y una exposición. Para Saura, la participación de Storaro en el filme ha sido «indispensable». Por su parte, el director de fotografía italiano ha destacado que para Saura el ritmo en la película «ha sido fundamental». «Un ritmo que se refleja a través de la cámara, porque la historia no se cuenta diciéndola, sino a partir del ritmo de la música, del canto, de los bailes… y de la luz», ha comentado Storaro. 

«Carlos me ha enseñado el significado de la palabra arte, que es verdad, por eso, cada uno es un artista en una habilidad distinta, desde limpiar un suelo hasta cambiar una bombilla, y cada una de esas artes puede reflejarse, moldearse, con una luz diferente», ha dicho. El director de fotografía también ha expresado que «el cine podría ser la décima de las artes de las que son manifestaciones las musas, porque se nutre de todas las demás y las funde» y que «cada uno de nosotros utiliza su creatividad y experiencia para mejorar en su profesión y dar respuesta a las preguntas que se hace cada día para, quizás, encontrar el sentido de la vida». 

Sobre el reconocimiento que mañana le entregará Seminci en la gala de clausura de su 66 edición, Storaro ha manifestado: «Todo reconocimiento hacia nuestro trabajo, el de los artistas, es un estímulo para seguir mejorando en lo que hacemos, para seguir trabajando, porque el cine nunca es firme, siempre están cambiando». También ha hecho referencia a momentos destacados de su trayectoria, como «empezar a entender la luz con Bertolucci, la necesidad de usarla para dar emoción y color con Francis Ford Coppola, después para moldear la vida con Warren Beatty y, finalmente, el estímulo vital y creativo de trabajar con Carlos Saura».

También Saura ha hecho balance de su carrera: «He rodado más de 40 películas, y desde la primera he tratado de hacer lo que me gustaba a mí con la pretensión un poco amplia de que si me gustaba a mí, le iba a llegar a muchas personas, aunque no siempre ha sido así, sobre todo, en mi propio país». «Estoy agradecido porque tengo casi 90 años y he llegado hasta aquí», ha dicho, «y sigo trabajando, sigo dando vueltas a la cabeza, sigo encendiendo la luz y mirándome hacia dentro, como en la obra de Vivaldi, tratando de mejorar en todos los aspectos». «Rodar siempre es una experiencia nueva, diferente y magnífica, es una aventura hacia lo desconocido, porque yo improviso mucho».

Por su parte, el productor, Eusebio Pacha, ha avanzado que «el estreno en España será el 12 de noviembre» y que a nivel internacional «se está cerrando la distribución en México, Norteamérica y otros países». Pacha ha comentado también que la experiencia de trabajar con Saura, Storaro y todo el equipo de la película ha sido «extraordinaria» y que el resultado es «una maravillosa obra de arte». Para Isaac Hernández, que ha debutado en el cine con este filme, es «una obra maestra». «Tengo muchas ganas de ver cómo se ha armado la película, aunque sé que estaba en buenas manos», ha afirmado Hernández, quien ha explicado también que, en muchas ocasiones, «las coreografías se aprendían unos minutos antes de rodar», y que la película le ha permitido «salir» de su «zona de confort». «Improvisábamos mucho, lo que me llevó a enfrentar mis inseguridades», ha dicho, antes de añadir: «A veces, simplemente me sentaba a observar cómo se rodaba, porque eran momentos de privilegio». «Para mí ha sido un sueño trabajar con Saura, mi padre me enseñaba Carmen Bodas de sangre y yo no podía ni imaginar estar un día con él». Eulalia Ramón también ha asegurado haber disfrutado, más allá de meterse en la piel de su personaje, de «la experiencia de estar allí durante el proceso, de ver cómo la historia se iba creando día a día». «Ha sido fascinante», ha resumido. 

El rey de todo el mundo, coproducción entre México y España, podrá verse hoy viernes en el Teatro Zorrilla, a las 19.00 horas, y en el Teatro Carrión, a las 19.30 horas. Mañana sábado tendrá lugar un último pase en los Cines Broadway, a las 22.30 horas. 

viajarymuchomas.com